UA-43224232-1
Mostrando entradas con la etiqueta Autodefensas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Autodefensas. Mostrar todas las entradas

domingo, 11 de mayo de 2014

AUTODEFENSAS DE TIERRA CALIENTE, RETROSPECTIVA Y EPÍLOGO








Retrospectiva




Con la finalidad de poder ofrecerles un ensayo bien documentado sobre la Constitución de Apatzingán, que en este año celebra su bicentenario, me inscribí nuevamente en un curso en el Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revoluciones de México. Pero resulta que al analizar el movimiento independista dirigido por José María Morelos y Pavón, no puedo dejar de considerar que muchos de sus subalternos y tropas eran originarios de la región conocida como “Tierra Caliente”, región que abarca parte de los estados de Guerrero, Michoacán y el Estado de México. Región de hombres y mujeres arraigados a su tierra y de bravío carácter, que se han distinguido a lo largo de nuestra historia y que merecen, al menos, un breve reconocimiento. 

El historiador Isnardo Santos señala: <<En Michoacán han existido grupos de autodefensas desde el siglo XVIII; se trata de un fenómeno cíclico que forma parte de la realidad de esta entidad y responde a problemáticas que el Estado no satisface, como el acceso a la salud, agua, tierra o seguridad […] Afirma que estas asociaciones se caracterizan por ser muy organizadas, por tener un carácter democrático, por surgir siempre fuera de la ley y, por lo general, por tener una vida muy corta, antes de que sean “institucionalizadas” por el gobierno.

“En los siglos XVIII y XIX existieron las milicias, organizaciones hechas al amparo de los caciques locales. También hubo muchas agrupaciones armadas para defensa del pueblo o defensa de bienes, como la tierra y el agua”, dice Santos, uno de los pocos estudiosos que ha abordado el tema del asociacionismo en nuestro país desde una perspectiva histórica.>> [1]

<<Considerado desde la época colonial un territorio despoblado, de mal temperamento, con caminos intransitables y con montañas inaccesibles, el Sur fue el soporte fundamental de la lucha por la independencia que se dio entre los años de 1810 y 1821.

Sin embargo, de las diversas regiones que lo conforman, aunque ahora ya con el nombre de estado de Guerrero, es sin duda la de Tierra Caliente la que terminó por ser la más representativa y trascendente para el triunfo de dicho movimiento, no sólo por el afán de rebeldía permanente de sus habitantes —como afirmó en 1819 el coronel realista Rafols—, sino también y sobre todo por los fragores de su clima, en extremo caluroso, y lo inhóspito del terreno.

Esto último provocó que estuviera escasamente vigilada por las tropas realistas, convirtiéndose por ello en un refugio seguro para muchos de los insurgentes, quienes aprovecharon sus múltiples recovecos para atacar por sorpresa alguna partida enemiga, o para huir de ella de inmediato en caso de peligro. Claro es que no a todos les sentó bien, haciendo padecer a más de uno, como le ocurrió al propio Morelos y a sus costeños a fines de 1813, cuando se dirigían por esa ruta a Michoacán, de donde supuestamente irían a Guanajuato, para desde ahí lanzarse a la capital del virreinato. Su suerte fue estrepitosa, comentó Carlos María de Bustamante, pues lo que no les había hecho el ejército de la Corona se los hizo el calor, la escasez de comida y la abundancia de mosquitos, alacranes y demás insectos: diezmarlos.

Al contrario del cura vallisoletano, y debido a que era un conocedor profundo de la geografía calentana y de sus pobladores, Vicente Guerrero sí supo aprovechar al máximo todos estos recursos para sostener y encausar sus ideales de libertad. No es extraño, por ende, que desde ahí pusiera en entredicho cada una de las campañas de exterminio lanzadas en su contra entre 1817 y 1821, por José Gabriel de Armijo y demás comandantes realistas, y que desde ahí forzara de igual manera a Agustín de Iturbide, a negociar una paz conveniente a los intereses de la patria mexicana, que eran los de la independencia y la soberanía.>> [2]

<<De 1910 a 1930 hubo grandes revueltas en esa zona por la defensa del acceso al agua. En esa zona es una tradición la autodefensa, por eso no nos extraña lo que sucede ahora con las autodefensas. Si antes fue la defensa del agua y de la tierra, ahora es la defensa de la seguridad […]

Una de las características fundamentales de las asociaciones es su carácter independiente, cívico. De ahí que una de las prioridades del Estado siempre sea institucionalizarlas, con lo cual quedaban despojadas de un plumazo de su carácter rebelde y antagónico.

“Lo que hizo el Estado mexicano en los años veinte y treinta fue incorporar a todas las asociaciones. Algunos historiadores hablan incluso de un “Estado Popular Nacional”. Lo que pasó en el siglo XX es muy claro: surgían las asociaciones y el Estado las amparaba, les solicitaba un proceso de reconocimiento para todas las solicitudes que estaban haciendo: quiénes eran, dónde vivían, qué solicitaban […]

“En la actualidad, ante la ausencia de las funciones de seguridad del Estado, han surgido nuevamente este tipo de agrupaciones que sí cumplen con los elementos de la asociación, como su estructura organizativa: tienen un presidente, un secretario, y gente que comunica, recauda y organiza. Esa es la clave de su éxito.

“Además, son totalmente democráticas, porque tienen el elemento de la asamblea. Se reúnen en asambleas, votan, definen políticas a seguir, medios de acción. Todos estos elementos se vieron en el siglo XIX, pasaron por el XX y permanecen en la actualidad”. Santos es claro: el fenómeno asociativo no es una irrupción reciente, sino un proceso permanente en el desarrollo de la modernidad en México. >>[3]


El surgimiento de autodefensas ante el crimen organizado (2013-2014)


Ante los abusos de La Familia Michoacana y de Los Caballeros Templarios posteriormente, el contubernio de los gobiernos local y estatal y la indiferencia del gobierno federal, la sociedad civil de “Tierra Caliente”, empezó a organizarse en grupos de autodefensas, en poblaciones como La Ruana, Tepalcatepec, Buenavista, Coalcomán y Apatzingán. El día 24 de febrero de 2013, fue la fecha del inicio de la nueva lucha de independencia contra los cárteles opresores. Solo las tres primeras poblaciones consiguieron su libertad, en Coalcomán y Apatzingán el levantamiento fue sofocado por Los Caballeros Templarios, mediante un baño de sangre. El movimiento se comenzó a expandir a otras poblaciones y otras más pidieron ayuda para ser liberadas del narcotráfico. Aparecieron como sus líderes Hipólito Mora Chávez y el doctor José Manuel Mireles Valverde. Los sangrientos enfrentamientos captaron la atención del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien desplazo a la Policía Federal y al Ejército. La errónea instrucción inicial de desarmar a las autodefensas ocasionó un enfrentamiento que ocasionó tres bajas. Posteriormente las fuerzas federales y las autodefensas marcharon conjuntamente liberando poblaciones, que para fines de año eran ya 160 comunidades en 23 municipios. Entre las peticiones de las autodefensas al Gobierno Federal, para desarmarse estaban la captura de los principales capos: Servando Gómez Martínez, La Tuta, Enrique Plancarte Solís, La Chiva, Nazario Moreno González, también conocido como El Más Loco, El Chayo o El Doctor –a quien las autoridades consideraban como fallecido en un tiroteo con fuerzas federales, pero que las autodefensas bien sabían que estaba vivo-. También denunciaron que el gobernador interino –en ese momento- Jesús Reyna García, era colaborador de los Templarios, lo cual ha sido comprobado recientemente hasta con un video, en donde aparece en una reunión con La Tuta.

Gracias a las autodefensas el gobierno federal, se aplicó a buscar a los capos, siendo ultimados Enrique Plancarte Solís y Nazario Moreno González. También se logró la captura de otros jefes, como El Chivo, Dionicio Loya Plancarte, El Tío y fue consignado al fin, Jesús Reyna García, candidato a gobernador, ex gobernador interino, y últimamente Secretario de Gobierno.

El día 4 de enero José Manuel Mireles de 55 años, sufrió un accidente aéreo, que lo llevó a estar dos meses en recuperación, período en que Estanislao Beltrán Papa Pitufo tomó su lugar como vocero.

El presidente Peña Nieto nombró el 15 de enero de 2014 a un “comisionado” plenipotenciario, bajo el título de Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, que no es otro que Alfredo Castillo Hernández, apagafuegos durante su gestión en el gobierno del Estado de México, quien ha fungido como el verdadero gobernador, ante un convaleciente gobernador Fausto Vallejo y Figueroa. A la oficina de Castillo se le otorgó un generoso presupuesto de 129 millones 615 mil 561 pesos para “sueldos base al personal eventual” y sus correspondientes impuestos. 

Ni Hipólito Mora o el doctor José Manuel Mireles, son partidarios de entregar las armas antes de limpiar el estado por completo, Sin embargo el 11 de marzo, Hipólito Mora fue acusado por la Procuraduría General de Justicia de Michoacán de haber participado en el homicidio de dos personas que presuntamente formaron parte de Los Caballeros Templarios y posteriormente se unieron a los grupos de autodefensa.


Epílogo


El jueves 3 de abril el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, anunció en Morelia que el gobierno federal ya había recuperado la tranquilidad y la seguridad de Michoacán, pidiendo a las autodefensas deponer las armas. En la segunda semana de abril el comisionado Castillo impuso la fecha límite del 10 de mayo, para que las autodefensas registraran sus armas y se incorporarán a la Policía Rural Estatal, ante ello Mireles declaró: <<El estado sigue siendo un infierno, Michoacán está en llamas. Dos días después de que Castillo anunció el desarme comenzaron a rondar automóviles con hombres encapuchados y armados. Es gente de los Zetas y del Cártel del Golfo que quiere regresar. Si dejamos las armas nos van a matar>>.

Mireles instó a la unidad de las autodefensas, ya que de lo contrario "jamás nos va ayudar, jamás nos va a brindar ningún apoyo, y siempre, siempre, siempre, siempre, van a procurar desarmarnos, pero si ven que el pueblo está unido y protege a sus comunitarios, jamás nos van a desarmar". No obstante declaró que ya estaban divididos entre quienes se sentaban a negociar con Castillo, pues ya se sentían seguros (Coalcomán, Aguililla y Tepalcatepec) y los 33 integrantes de la Coordinación General, que además de no ser invitados a sentarse con el gobierno, rechazaban el desarme.

Posteriormente el 14 de abril, en el penal de La Ruana, el comisionado Castillo y los miembros del Consejo General de Autodefensas y Policías Comunitarios de Michoacán, encabezados por el doctor Mireles, acordaron que para el 10 de mayo las autodefensas estarían registradas como defensas rurales y que el gobierno atraparía a todos los capos sobrevivientes de los Templarios y que entre ambos limpiarían al estado del crimen organizado.

En una entrevista a José Gil Olmos <<Mireles advierte: el ultimátum, del sábado 10 es muy prematuro para “limpiar” el estado. Si en un año los autodefensas tomaron 34 poblaciones de 113, es imposible que en 30 días cubran las que faltan.

“Ganas no nos faltan –explica-. El gobierno pensaba que con su ayuda lo íbamos a lograr, pero no es así. Como ellos pusieron la fecha, yo sigo peleando los tres puntos que me quedan: limpieza total del estado, restablecimiento del estado de derecho y liberación de los integrantes de los autodefensas detenidos. Para nosotros el estado de derecho significa dos cosas: muy buena seguridad pública y la justa impartición de Justicia […]”>>[4]

El gobierno federal, a través del comisionado Castillo ha coptado a líderes como Estanislao Beltrán Papa Pitufo, el Comandante 5, Los Viagras, y El Burro Alvarado, quienes ahora son sus interlocutores, y en forma semejante a lo ocurrido a Hipólito Mora, coloca sobre la cabeza del doctor Mireles la espada de Damócles, por un enfrentamiento ocurrido en Chiquiapan en donde murieron cinco templarios y cuyo ataque se le adjudica.

José Manuel Mireles en su última entrevista el día de ayer comenta que: <<Desde hace tres semanas sabía que sus propios compañeros, aliados presuntamente con el comisionado Castillo, le preparaban una emboscada. Por eso decidió adelantarse, ir a la ciudad de México, reunirse con defensores de derechos humanos y grabar un video dirigido a Enrique Peña Nieto, emplazándolo a un diálogo directo, una petición que finalmente ha tenido como respuesta, según lo interpreta, la amenaza de enviarlo a la cárcel por el asesinato de cinco personas, un crimen que, sostiene, no cometió y cuyos testimonios fueron fabricados […]

Indignado, Mireles fija su mirada, mueve sus dedos largos y apunta al infinito. Dice que nunca pensó que Peña Nieto se fuera a molestar tanto por solicitarle un diálogo directo. Es el presidente de la República, y puede resolver muy fácil el problema de Michoacán; primeramente, no mandando cabrones que se alíen con los criminales. Ahora estamos peor que antes.

Advierte que seguirá combatiendo porque asegura tener el control de 70 por ciento del territorio michoacano levantado en armas, área que aumenta porque cada día se le unen más. “La gente sabe que este grupo de Pitufo, Los Viagras, El Cinco y El Burro Alvarado son el nuevo cártel H3 son puros ex templarios, ex La Familia y algunos ex cártel de Jalisco. Los perdonaron y ahora resulta que son los coordinadores generales de todo el movimiento. ¡Ni madres!” […]

Mireles vive a salto de mata. Nunca sabe dónde comerá o dormirá. De lo único que está seguro es de que se acercan batallas pendientes. Su gente espera sus órdenes.

Antes de partir en su nueva camioneta blindada, que compró a crédito, su padre, de 81 años, le da la bendición. Sus escoltas lo siguen. Mi sueño es estar aquí tranquilo. A mí no me interesa el dinero, ni la política o la fama. Yo quiero el bien para Michoacán. El gobierno nunca ha respetado los acuerdos. Nomás hay que recordar lo que hicieron con Emiliano Zapata, Francisco I. Madero, Francisco Villa. La historia nos lo está diciendo. Les estoy estorbando desde hace mucho tiempo.

– ¿Cree que su muerte sirva de algo?

–No. Los mexicanos somos desmemoriados. A lo mejor en un mes ya nadie se acuerda de mí. >>[5]





Jorge Pérez Uribe



[1] Al Momento Noticias, Juan Carlos Aguilar, Entrevista al historiador Isnardo Santos, 10 de marzo de 2014, México 

[2] Jesús Guzmán Urióstegui, Apuntes para una historia de la insurgencia en la Tierra Caliente de Guerrero, 1810-1821, Instituto de Investigaciones Históricas, UNAM, 2009, México 

[3] Al Momento Noticias, Juan Carlos Aguilar, Entrevista al historiador Isnardo Santos, 10 de marzo de 2014, México 

[4] Semanario Proceso N° 1957, En Michoacán una paz Medíatica, José Gil Olmos, 4 de mayo de 2014, México 

[5] Periódico La Jornada, Voy a morir luchando: Mireles, Sanjuana Martínez , Domingo 11 de mayo de 2014, México,


martes, 4 de febrero de 2014

AUTODEFENSAS, RESPUESTA A UN ESTADO FALLIDO II

(SEGUNDA PARTE)





La “guerra contra el crimen organizado” del presidente Felipe Calderón (continuación)



La guerra contra el crimen organizado se inició al parecer sin una gran preparación, ya que ésta debió de haber empezado con una investigación profunda y depuración de los organismos gubernamentales encargados de la lucha y también con una labor de infiltración de los distintos cárteles. La falta de estas medidas ocasionó en el mes de mayo de 2008, la ejecución de tres altos mandos de la Policía Federal, entre ellos del comisionado general Edgar Millán. Ante ello el presidente Calderón señalo otra falla del sistema político mexicano: “El asesino material de Edgar Millán -coordinador de seguridad regional de la Policía Federal- había estado preso tres veces en el Distrito Federal por diversos delitos y las tres veces obtuvo su liberación a los pocos meses. Eso es inaceptable”.

El 4 de noviembre de 2008, en un extraño accidente aéreo falleció José Luis Santiago Vasconcelos titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) que es la dependencia de la Procuraduría General de la República en México, encargada de coordinar las fuerzas policiacas federales en la lucha contra la delincuencia organizada. En el mismo avión viajaba Juan Camilo Juan Camilo Mouriño, Secretario de Gobernación.

No obstante la “guerra de Calderón” cambió el status quo de los principales cárteles, que habían constituido una federación –liderada por el “Chapo” Guzmán y que impedía las luchas entre ellos, ya que a cada cártel se le reconocían ciertos territorios. Así dentro de una aparente paz la narcoindustria crecía y se fortalecía protegida por los gobiernos del PRI. 


Uno de los primeros efectos de la “guerra de Calderón” fue acabar con la “federación”, por lo que se iniciaron las disputas por el control de nuevos territorios entre los distintos cárteles, lo que trajo un baño de sangre, que los partidos opositores al PAN; el PRI y el PRD, apadrinados por Human Right Watch y la ONU, aprovecharon para crear una guerra sicológica, en la que afamados periodista como Jacobo Zabludovsky, publicaban un parte de guerra diario con la estadística diaria y acumulada de los muertos.

La guerra contra el crimen organizado se gesta casi al mismo tiempo que la legalización del aborto en la Ciudad de México y extrañamente las bajas de la guerra se van empatando con las del aborto, lo que lleva a una interesante correlación estadística (ver post de julio de 2013: Mensaje del poseso presentado al papa Francisco).

Es a partir de septiembre de 2006, cuando el cártel de La Familia Michoacana deja ver su fuerza en Michoacán bajo el gobierno estatal de Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008), al amparo del cual se desarrolló.

Jorge carrillo Olea, general y Director General Fundador del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), -un experto en estos asuntos-, señala: <<La criminalidad estructurada y militarizada penetra sobre la vida y la realidad de comunidades enteras y su actividad ya no se limita a la producción, transporte y venta de narcóticos, sino a una lista de tareas ilegales mucho más extensa: lavado de dinero, venta de resguardo, distorsión de mercados, compra de protección de políticos, militares y policías. Todo ello lleva a la descomposición misma de la sociedad. La inteligencia estadunidense, echando más leña al fuego, ha innovado con el neologismo de narcoinsurgencia, que nos hará mediáticamente tanto daño como cuando importamos el de cárteles.

Las células narcoinsurgentes tienen como su más importante objetivo el control criminal de regiones enteras del país, donde son ellos quienes dictan el quehacer en la vida diaria; llenas sus ambiciones de dinero ahora quieren el poder: el económico y el político. Nadie puede argumentar que en Michoacán y otros muchos estados gobierna el gobierno>>.

Ante esta crítica situación el presidente Calderón había promovido en 2009 la consignación de 35 alcaldes y funcionarios estatales y municipales, los que por falta de pruebas tuvieron que ser liberados.



La crisálida de La Familia Michoacana: Los Caballeros Templarios.



A la muerte Nazario Moreno González, fundador e ideólogo de La Familia Michoacana, los nuevos líderes de la misma como son Servando Gómez Martínez, la Tuta, y Enrique Plancarte Solís, la Chiva, crean un nuevo cártel Los Caballeros Templarios, bajo la figura de una hermandad y con una mística originaria del caído Nazario Moreno González. Rompen con José de Jesús Méndez Vargas –a quién califican de traidor- y con los Zetas.

En marzo del 2011, en Morelia y otras ciudades de Michoacán aparecieron unas 30 ‘narcomantas' en las que se anunciaba el surgimiento de un nuevo cártel: Los Caballeros Templarios: <<A LA SOCIEDAD MICHOACANA Les hacemos de su conocimiento que a partir del día de hoy estaremos laborando en el lugar, realizando las actividades altruistas que antes realizaban los de La Familia Michoacana, estamos y estaremos a la orden de la Sociedad Michoacana, para atender cualquier situación que atente contra la integridad de los Michoacanos; nuestro compromiso con la Sociedad es y será salvaguardar el orden, evitar los robos, los secuestros, las extorsiones y “blindar” al Estado de Michoacán de posibles intromisiones de organizaciones rivales.>>

Se distribuyó masivamente el Código de los Caballeros Templarios de Michoacán –un cuadernillo de 24 páginas, que establece reglas de disciplina y honor, de la “nueva orden”. También se distribuyeron panfletos y camisetas con el nombre del grupo.


El nuevo cártel creó un escudo con la imagen del fallecido Nazario Moreno González-ahora elevado a la “santidad templaría” y la de Jesús a la derecha, debajo de las cuales aparecía la cruz templaria

Su carta de presentación el 9 de junio fueron los cuerpos de 21 hombres asesinados, supuestos vendedores de droga e informantes del Chango Méndez, en distintos puntos de Morelia, capital de Michoacán. Una escena similar con nueve cadáveres se repitió el 18 de junio en Lázaro Cárdenas, una de las principales plazas de la organización por su puerto marítimo.

Los Caballeros Templarios también asumen el control del tráfico de drogas en Michoacán, especialmente marihuana y drogas sintéticas; el cobro derecho de piso (extorsión) a grandes y pequeños empresarios y agricultores; el cobro de cupos a mineros formales e informales; el secuestro; el tráfico de indocumentados, entre otras actividades delictivas. Sobre la población en su área de control asumen un férreo control, nombran autoridades municipales y policíacas. El hermano del gobernador en turno Leonel Godoy Rangel (2008-2012), César Godoy Toscano es reclutado y posteriormente elegido diputado federal por Lázaro Cárdenas.

La banda de La Tuta, sacaba cada año, por el puerto de Lázaro Cárdenas, 36 buques cargados con minerales extraídos ilegalmente y enviados a mercados de oriente, que de regreso venían cargados de precursores químicos para la fabricación de drogas sintéticas, que luego eran llevadas a Estados Unidos para su comercialización. De nada de esto se enteró el gobernador Godoy.




El regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI)



El año de 2012 es el año de regreso del PRI, tanto a la gubernatura de Michoacán con Fausto Vallejo y Figueroa, el 15 de febrero, como a la presidencia de la República el 1° de diciembre con Enrique Peña Nieto. La expectativa de la población es, de si se volverá al contubernio con los capos como en las pasadas épocas del PRI, y todo el esfuerzo y derramamiento de sangre de los últimos seis años, habrá sido inútil. En el mes de junio corre la noticia de que el candidato Peña Nieto, ha contratado los servicios del general colombiano Óscar Adolfo Naranjo Trujillo como asesor de seguridad del candidato presidencial. <<Una especialidad del general Naranjo Trujillo es la de inteligencia política para la sobrevivencia del Estado; como jefe de la policía tuvo que ver con el operativo contra las FARC donde murió el comandante Raúl Reyes y Naranjo Trujillo fue uno de los operadores de la revisión y filtración de datos de las computadoras del guerrillero […] El eje de la estrategia colombiana contra el narco está centrado en la narcoguerrilla de las FARC; es decir, es un experto en contrainsurgencia capacitado por el ejército de Estados Unidos.>>[1]

Como la crítica continua del PRI, al gobierno del PAN, había sido el elevado número de muertos, Naranjo ideó una estrategia: <<“Es posible decirle a los mexicanos que en 100 días queremos la mitad de la violencia que tenemos”, confió Naranjo. Peña Nieto le hizo caso. Le gustó la música que le tocó Naranjo en sus oídos y aceptó acríticamente su hipótesis de que si se reducían los homicidios y los secuestros que estaban focalizados en seis lugares, la meta era alcanzable. Se necesitarían cuerpos especializados para luchar contra los criminales que cometían esos delitos [….] Le hicieron caso y se formaron las unidades especializadas que proponía. Pero las cosas no salieron como decía que iban a resultar y puso pies en polvorosa. Naranjo, que tiene meses que no abre la boca, se fue como miembro de la delegación del gobierno colombiano para pactar con la narcoguerrilla de las FARC, y dejó a su asesorado arreglarse como pueda. Con cambios en la metodología, no policial sino para elaborar la contabilidad, el gobierno de Peña Nieto logró bajar la tasa de homicidios, pero en materia de secuestros, donde se mantuvo la medición empleada en el gobierno de Felipe Calderón, el delito se disparó a niveles no vistos en años. La violencia de los cárteles de la droga sólo bajó en su difusión mediática, pero no en la sangre derramada por el país. Cambios, empero, si hubo, cualitativos sobre todo: como sucedía en 2005, los criminales volvieron a controlar pedazos de territorio nacional. Los consejos del superasesor resultaron totalmente contraproducentes y el salto fue para atrás. Peña Nieto lo admitió esta semana y dijo que en el caso específico de Michoacán recuperarán el control perdido>>[2]



Surgimiento de las autodefensas en Michoacán





Ante un Estado (Michoacán) sin cabeza, por motivos de la salud del gobernador y un Gobierno Federal desconcertado y paralizado, el día 24 de febrero de 2013 hicieron su aparición oficial las autodefensas de Michoacán, lideradas por Hipólito Mora en La Ruana y el doctor José Manuel Mireles Valverde, miembro del Consejo Ciudadano de Tepalcatepec. Posteriormente se sumaron otros grupos de municipios de Aguililla, Buenavista, Tomatlán y Chinicuila. Su avance ha sido hacia los municipios vecinos de Apatzingán en el centro del estado.

<<En entrevistas con Atando Cabos, con Milenio, con El País, con Reforma, por mencionar algunos medios, Hipólito había contado el hartazgo que les llevó a organizarse. Ahora, en el video donde Mireles Valverde es entrevistado, narra la fecha elegida, el 24 de febrero, el día de la bandera, para este levantamiento que fue menos contundente de lo que habían planeado, pues los criminales descubrieron a algunos insurrectos. Y cuenta la inspiración. Siguieron el ejemplo de la meseta purépecha, donde el médico Mireles recuerda que escuchó: “Si los del pueblo queremos defendernos, necesitamos hacerlo por nosotros mismos”. Y remata: “somos el noveno municipio que se levantó en armas, ya teníamos años viendo lo de los purépechas”. Tan simple como eso, tan peligroso como eso.

Desde Tepalcatepec, Mireles califica sobre el despliegue de fuerzas que desde hace dos meses hizo el gobierno federal en Michoacán: “Este teatro, porque no es operativo, no están atacando ni combatiendo a nadie, ni a nada. Llegan a un pueblo que ya teníamos limpio nosotros”. Critica que han alertado al Ejército sobre dónde están los criminales y que las fuerzas armadas nada hacen para detener a los Templarios. Sereno, desafía: “No vamos a permitir que esta gente (Los Templarios) regrese”. Para ello, recuerda, “tenemos las armas a la mano”.>>[3]

También el obispo de Apatzingán, Miguel Patiño Velázquez alzó su voz en una carta pastoral del 15 de octubre de 2013: <<Michoacán tiene todas las características de un Estado fallido” pues los “grupos criminales” - La Familia Michoacana, Los Zetas, el Cártel de Jalisco Nueva Generación y Los Caballeros Templarios- se apoderaron del estado y se lo disputan como si fuera un botín […] No hemos visto efectividad en la estrategia de las “fuerzas federales (Policía Federal, Ejército y Marina”, ya que no han capturado a ninguno de los capos principales del crimen organizado, aún sabiendo dónde se encuentran; prácticamente en su presencia se extorsiona, se cobran cuotas, se secuestra y se levanta a personas […] Los gobiernos municipales y la policía están sometidos o coludidos con los criminales y cada vez crece más el rumor de que el gobierno estatal también está al servicio del crimen organizado, lo que provoca desesperanza y desilusión de la sociedad.>>[4]

El padre Gregorio López, vicario parroquial de la catedral de Apatzingán ha validado a los grupos de autodefensa. <<Los conozco, me he metido a las barricadas a ver si hay gente desconocida, pero no. Es gente que he conocido como sacerdote en todas las rancherías, los he visto ordeñando vacas, trabajando en las huertas, los he confesado, son gente de bien, pero con hartazgo de la maldad, se hartaron de que les vieran la cara de tarugos, se hartaron de tanto secuestro, de tanta extorsión.

-¿Quiénes financian a las autodefensas?

-Esa es la pregunta del siglo, los están financiando los propios empresarios que fueron sacados de la ciudad, son cientos que incluso me han ofrecido mil rifles para que me alce con mil soldados. Si yo fuera un caudillo me hubiera levantado con muchas personas. Tenemos 45 mil enlistados para dar el golpe. Pero no se trata de eso, de agarrar el camino de las armas, creo que la solución no es ni siquiera con las autodefensas, sino con la propia gente, que luche con la autodignidad. En lugar de autodefensas es la autodignidad, levantarte con responsabilidad y dignidad y defender lo que es tuyo, defenderte hasta con un garrote.>>[5]

Salvo un enfrentamiento inicial entre un grupo de autodefensas con el Ejército, cuando éste trató de desarmarlos, ha habido cooperación entre ambos y la Policía Federal y juntos marchan en la toma de poblaciones controladas por el narcotráfico

El mérito de las autodefensas es el de haber liberado a las poblaciones donde se originaron y haber llamado la atención del Gobierno Federal para atacar al crimen organizado. Han aceptado ya, registrar sus armas y cooperar con el Ejército, y la Policía Federal para limpiar el estado.

La duda es si los Gobiernos Federal y Estatal cumplirán con su parte del trato capturando a las cabezas de los carteles que se disputan el Estado y si acabarán con sus negocios de importación de precursores químicos y de exportación de hierro y droga.



Perfil de un líder de autodefensas


<<Médico insurrecto
Mireles nunca pasa desapercibido. Primero, por su talla: mide 1.90 de estatura. Segundo, por su carácter enfático y desenfadado. Tercero, porque casi siempre viste bata corta de médico.

Dice que desde hace 25 años labora para la Secretaría de Salud y que recibe una paga de ocho mil pesos quincenales. Tiene una plaza en la modesta Clínica de Salud de Tepalcatepec, en la que trabaja diariamente.

Fue en su consultorio en donde terminó de gestarse su rabia contra el cártel que secuestró, despojó de bienes y ejecutó a familiares y conocidos. El ímpetu por levantarse le vino durante el último cuatrimestre de 2012: atendió a 40 niñas embarazadas por violaciones o estupro infantil por parte de Los Templarios.

El médico era presidente de la Sociedad de Padres de Familia de la secundaria, pues una de sus hijas asistía a esa escuela. Él se enteró cómo el crimen organizado rondaba el plantel, engatusaba a niñas, a otras las secuestraba y llegó a irrumpir en aulas para elegir a cuales llevarse.

En la reunión con sus amigos en la que se abordó el asunto, brotó su lado insurrecto. Sin embargo, expresa que al crearse la autodefensa, impulsó la creación de un comité al que se integraron padres de familia, ganaderos, empresarios y profesionistas.

El cazador de templarios

Una noche de inicios de febrero de 2013, en una reunión de amigos, José Manuel Mireles Valverde, médico general de la Clínica de Salud de Tepalcatepec, Michoacán, alarmado por el aumento de casos de niñas raptadas y violadas por el cártel de Los Caballeros Templarios en el pueblo, habló del tema con un ganadero presente, compañero de primaria.

Mireles, el líder moral del Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, con presencia en 22 municipios del estado, le externó al ganadero que los narcos quisieron llevarse a su ahijada de 15 años, y como no pudieron, raptaron a la prima.

El empresario le dijo que el cártel también intimidó a su hija y a las de otros ganaderos. La plática se abrió al resto de los invitados e hicieron cuentas de cómo 25 mil habitantes del municipio podían enfrentar a 90 narcos bien armados que los tenían en jaque.

El médico de 56 años miró a uno de sus amigos, alzó el vozarrón, inclinó levemente hacia atrás su cabellera canosa y rebelde y acentuó su dicho sacudiendo su brazo largo.

—¡¿Para qué quieres 25 mil?! ¡Aquí tenemos dos clubes de cacería y todos somos excelentes tiradores con armas deportivas! ¡Yo te he visto tirarle a un chivo corriendo a 400 metros!

—¡No, pero tirarle a un cristiano es diferente! —le respondió el increpado.

—¡No compa, es más fácil! ¡Ta más grande y camina más despacio! ¡Vamos a armarnos!— instó.

Mireles me contó la anécdota tres meses después de ocurrida, y remató: “¡Así empezamos! ¡De veras! ¡Así empezamos!”.

Dos semanas después, el 24 de febrero de 2013, Mireles, un grupo de ganaderos de Tepalcatepec, empresarios limoneros y jornaleros de Buenavista, se levantaron con armas deportivas, de grueso calibre, machetes y palos, para tomar dos cabeceras municipales. Hicieron lo que nadie creería posible: expulsaron a Los Templarios.

Casi un año después, la rebelión se extendió a ocho municipios más de Tierra Caliente, y es referente de una docena de guardias civiles y policías comunitarias más surgidas durante 2013 en el resto del estado.>> [6]


Jorge Pérez Uribe








[1] Carlos Ramírez, periódico El Financiero, 19 de junio de 2012
[2] Raymundo Riva Palacio, periódico La Razón, 28 de julio de 2013
[3] Salvador Camarena, periódico La Razón, 29 de julio de 2013
[4] Revista Proceso, N° 1943, 26 de enero de 2014
[5] Revista Proceso, N° 1942, 19 de enero de 2014
[6]http://www.eluniversal.com.mx/graficos/graficosanimados14/EU_Michoacan_Bajo_Fuego/perfil.html


lunes, 27 de enero de 2014

AUTODEFENSAS, RESPUESTA A UN ESTADO FALLIDO I

(PRIMERA PARTE)




El de las autodefensas es un tema controvertido, todo mundo tiene ya formada su opinión. Para algunos son héroes populares, para otros esbirros de algún cartel y otros más afirman que son un invento del gobierno federal. Ante la imposibilidad de conocer con precisión cuál es la realidad, me limito a exponer hechos.


Concepto de “Estado fallido”


El día de hoy el periódico La Razón, presentaba esta nota: <<Parangaricutiro acusa a su edil frente a las autodefensas>> no ante el gobierno estatal o federal. El día de ayer el periódico La Jornada reportaba: <<Un grupo de autodefensas tomó este sábado las comunidades indígenas San Pedro Jucutácato, Carátacua, Chimilpa y Cutzato, del municipio de Uruapan –ubicadas a unos kilómetros de la cabecera municipal–, informó la guardia comunitaria de Tancítaro, la cual recordó que había anunciado que ampliaría su control por esta región que comunica a Tierra Caliente.

Asimismo, tomaron la cabecera municipal de San Juan Nuevo Parangaricutiro, paso obligado para llegar a Uruapan por carretera.

Desde las 11 horas trascendió que unos 40 jóvenes encapuchados, muchos de ellos armados, bloquearon los accesos a Jucutácato, pequeño poblado purépecha, donde colocaron barricadas con costales de arena. En la página electrónica Valor por Michoacán se informó: Jucutácato se levanta en armas contra el crimen organizado.


En tanto, se esperaba que otro grupo de autodefensa que domina la región del valle de Apatzingán tomara de un momento a otro la localidad Las Yeguas, municipio de Parácuaro, según los coordinadores del grupo que hace dos días se apoderó de La Cofradía.


Pero no van solos; siempre están cerca las fuerzas federales. Como en un acuerdo no escrito, se estableció que la Policía Federal es responsable de la seguridad de 27 municipios de Tierra Caliente, la sierra occidental y la Costa, donde hay problemas serios con el crimen organizado, lo que incluye los municipios que han controlado los grupos de autodefensa.>>.

El día de hoy también se reanudaron las clases que habían sido suspendidas hace una semana por la inseguridad.

Esta es la imagen de un estado fallido, el cual nos define la especialista Ana Gemma López Martín: <<Ante todo debemos tener presente que si bien el término Estado “fallido” es de nuevo cuño -estamos ante un neologismo-, lo cierto es que la realidad a que se hace referencia con este término, esto es, Estados que ‘fallan’ como Estado, en los que su dinámica interna no funciona, que fracasan en el desempeño de sus funciones estatales básicas –como la recaudación de impuestos o la provisión de infraestructuras públicas-, que no tienen el monopolio de la fuerza ni controlan el territorio, o que no son capaces de asegurar a la población los servicios y necesidades esenciales y proteger sus derechos políticos, no es nueva.>>[1]

En México, se ha aplicado este término a distintas regiones. Quizás el Estado de la Federación más representativo de esta situación es el Estado de Michoacán, bello estado situado en la costa del Pacífico, seguido por el Estado de Guerrero


Antecedentes históricos-políticos recientes de Michoacán.


Michoacán, se ha considerado un feudo de la familia Cárdenas, que lo ha gobernado por tres generaciones: el general Lázaro Cárdenas de Río (1928-1930), su hijo Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (1980-1986), y su nieto Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008). A éste último le siguió en el gobierno Leonel Godoy Rangel (2008-2012). Godoy tiene una larga trayectoria en Michoacán, ya que fue Subprocurador General de Justicia del Estado de Michoacán (1983-1985), y posteriormente Secretario de Gobierno (1985-1986). En 1997, cuando Cuauhtémoc Cárdenas fue electo Jefe de Gobierno del D.F., se unió a su gabinete como subsecretario de Gobierno. Posteriormente fue Secretario General de Gobierno del Distrito Federal en el período de la Lic. Rosario Robles Berlanga y Secretario de Seguridad Pública durante la administración de Andrés Manuel López Obrador. Hay que aclarar que el general Lázaro Cárdenas de Río fue presidente de la república de 1934 a 1940 postulado por el antecesor del PRI, el Partido Nacional Revolucionario. Aunque después fundó el Partido de la Revolución Mexicana (1938), al crearse el PRI, militó en él hasta su muerte.

Hombre de ideas socialistas –el general Cárdenas- infundió en sus hijos esa mentalidad. Es su hijo Cuauhtémoc, quien al ver perdidas sus aspiraciones como candidato a la presidencia por el PRI, se separa del mismo en 1987, para dar origen en 1989 al Partido de la Revolución Democrática –aglutinador de La izquierda mexicana-, partido que, gobernó Michoacán y varios municipios de 2002 a 2012. El 15 de febrero de 2012, regresa el PRI al gobierno de Michoacán con Fausto Vallejo y Figueroa, que había sido alcalde de Morelia. Persona de la tercera edad, lucía mal, ya en su campaña política y después de tomar posesión del gobierno, pidió licencia por motivos de salud el 18 de abril de 2013, la que se extendió por 6 meses, quedando a cargo del despacho Jesús Reyna García, Secretario de Gobierno.


La Familia Michoacana


“Cuando el grupo se presentó en sociedad en 2000, en ese entonces de la mano del Cártel del Golfo y Los Zetas, amenazaron y forzaron a los dueños de los periódicos michoacanos a que les publicaran un desplegado donde prometían erradicar el ice, una droga sintética que en ese entonces fabricaban sus primeros enemigos, Los Valencia, y ofrecieron terminar con los secuestros y las extorsiones. Expulsaron a quienes secuestraban y extorsionaban, para poderlo hacer ellos mismos.

En los claroscuros del grupo, siempre predicaron la paz, y Cedeño, a quien apodaban El Cede, fue el encargado de propagar la palabra de su guía ideológico, El Más Loco, seudónimo que utilizó uno de los dos jefes de La Familia Michoacana, Nazario Moreno, El Chayo, para escribir un libro de pensamientos de 99 páginas, en cuya primera, de su puño y letra, apuntó como dedicatoria a su apóstol: "Ni el hierro, ni el acero, ni aún el oro, tienen el valor de un hombre íntegro, honesto y honrado. La mejor herencia que le puedes dejar a tus hijos es tu propio ejemplo".

Cedeño, quien reportaba directamente a él, confesó a sus interrogadores que sólo durante 2008 formó a más de nueve mil cuadros, inculcándoles los elementos de superación personal, los valores y los principios éticos y morales propuestos por El Más Loco, mediante las enseñanzas que impartían en centros como Albergue Gratitud, AC; Jóvenes, Arte y Cultura de Tierra Caliente, AC, y Construyendo un Mejor Michoacán, AC. Les imbuía el rechazo al consumo de drogas, el fortalecimiento del núcleo familiar y una mexicanidad que disfrazaba el adoctrinamiento con técnicas de culto que los llevó al fundamentalismo...”[2]. Sin embargo no es hasta el 2006 cuando el cártel firma y aparece en diversos actos delictivos

El 6 de septiembre de 2006, apareció esta noticia: Arrojan seis cabezas dentro de un bar de Uruapan: "La familia no mata por paga, no mata mujeres, no mata inocentes. Sólo muere quien deve morir. Sépanlo toda la gente, esto es: justicia divina".

Y en octubre 7: Arrojan dos cabezas en Zitácuaro: "Queridos camaradas... la familia michoacana no somos extorsionadores. PD. Espero su próxima llamada". El recado fue firmado por "El papá de la Familia".

En noviembre del año 2006, apareció el siguiente desplegado en los diarios de circulación estatal, La Voz de Michoacán y El Sol de Morelia.

¿QUIÉNES SOMOS? Trabajadores nativos de la región de Tierra Caliente en el Estado de Michoacán, organizados por la necesidad de salir de la opresión, de la humillación a la que siempre fuimos sometidos por personas, que siempre tuvieron todo el tiempo el poder, lo que les permitió realizar todo tipo de pillerías y atropellos en el Estado, como los del Cártel del MILENIO, algunos de apellido Valencia y de otras organizaciones, como la banda de los 30, que ha tenido aterrorizada desde los años ochenta hasta la fecha a gran parte del Estado, sobre todo en las áreas de Puruarán, Turicato, Tacámbaro y Ario de Rosales, y que han realizado secuestros, robos, extorsiones y otros delitos que perjudican la paz de los michoacanos. MISIÓN: Erradicar del Estado de Michoacán el secuestro, la extorsión directa y telefónica, asesinatos por paga, el secuestro express, robo de tráilers y automóviles, robos a casa-habitación, por parte de gente como la mencionada que han hecho del Estado de Michoacán un lugar inseguro. Nuestra única razón es que amamos a nuestro Estado y ya no estamos dispuestos a que la dignidad del pueblo sea atropellada. Quizá en este momento la gente no nos entienda, pero sabemos que en las regiones más afectadas, comprenden nuestras acciones, ya que es posible combatir a estos delincuentes, los cuales se establecieron provenientes de otros estados y a quienes no dejaremos que entren a Michoacán a seguir delinquiendo. Se está erradicando en su totalidad en todo el Estado la venta al menudeo de la droga LETAL conocida como "ICE" o "HIELO", por ser una de las peores drogas que están haciendo daños irreversibles a la sociedad y se va a prohibir la venta de vino adulterado que se comenta viene de "Tepito", y sabemos que lo que viene de ahí es de mala calidad. OBJETIVO Seguir manteniendo los valores universales de las personas, a los cuales tienen pleno derecho. Al erradicar lo que nos hemos propuesto, aunque para esto, desgraciadamente se ha recurrido a estrategias muy fuertes por parte de nosotros, ya que de esta forma hemos visto que es la única manera de poner orden en el Estado y no vamos a permitir que salga de control de nuevo. Apoyar a la gente con despensas, literatura, así como aulas para mejorar la educación de la sociedad: esto dirigido principalmente al área rural, la cual es la más marginada, humillada y sobre todo en la región de Tierra Caliente. ¿POR QUÉ NOS FORMAMOS? Cuando empieza esta organización de LA FAMILIA Michoacana no se esperaba que fuera posible que pudiera llegar a erradicarse el secuestro, asesinato por paga, la estafa y la venta de droga conocida como "hielo", pero gracias al gran número de personas que han tenido fe, se está logrando controlar este gran problema en el Estado.LA FAMILIA somos un grupo de gente la cual ha ido creciendo, de tal forma, que en la actualidad abarcamos todo el Estado de Michoacán. Esta organización surgió con la firme intención de combatir la delincuencia desenfrenada que había en nuestro Estado.LA FAMILIA ha logrado grandes avances importantes, al ir combatiendo poco a poco estos males, pero aún no podemos cantar victoria, pero sí podemos decir que el Estado ha mejorado en estos problemas un 80% . Y hemos erradicado el secuestro también en el mismo porcentaje. Las personas que trabajan decentemente en cualquier actividad no deben preocuparse. Nosotros las respetamos, pero no permitiremos que gentes de aquí o de otros estados cometan delitos o quieran controlar otro tipo de actividades. Cuando empezamos a organizarnos y a proponer quitar la venta de drogas al menudeo de las calles como el "Hielo" muchos nos dijeron que ni en los países del primer mundo lo habían podido controlar, y ya lo estamos haciendo. PARA REFLEXIONAR Tú qué harías como michoacano. ¿Te unirías a la familia si ves que estamos combatiendo estos delitos? o ¿Dejarías que sigan creciendo?... Danos tu opinión. A ti padre de familia pregunto: ¿Te gustaría que tu hijo anduviera en las calles en peligro de caer en las drogas y en la delincuencia? ¿Apoyarías a esta organización en su lucha contra estos males que atacan a nuestro Estado? Los medios de comunicación han sido muy acertados y objetivos en sus comentarios ante los acontecimientos ocurridos, cosa que se les agradece por su imparcialidad y damos las gracias a estos medios por sus comentarios sobre nuestras acciones. Aún en otros países no se han organizado para realizar este tipo de actividades a favor de su pueblo y aquí ya empezamos... El éxito esperado dependerá del apoyo y la comprensión de la Sociedad Michoacana.

Atentamente La Familia Michoacana.

Así se presentó este cártel, que de la supuesta defensa de los intereses de los michoacanos pasaría a su explotación y sojuzgamiento en los siguientes años

Hay dos teorías sobre la formación de “La Familia”: una dice que fueron los Zetas quienes quisieron formar un brazo armado para controlar Michoacán y pelear contra los cárteles rivales y atraer a los michoacanos a sumarse a sus filas. La otra afirma que fueron una escisión de los Zetas y del Cártel del Golfo, quienes dieron vida a este cártel.

Sus fundadores y cabezas fueron José de Jesús Méndez Vargas, alias El Chango, detenido en junio de 2011, Nazario Moreno González, también conocido como El Más Loco, El Chayo o El Doctor, quien se supone que murió en un tiroteo con la Policía federal el 9 de diciembre de 2010.


La “guerra contra el crimen organizado” del presidente Felipe Calderón


El 30 de noviembre de 2006, el Presidente electo al presentar al gabinete de seguridad, señalo: “el problema del narcotráfico y la delincuencia organizada, tiene que enfrentarse con acciones enérgicas…” “…será una gran batalla que tomará años y costará muchos esfuerzos…pero es una batalla en que estamos decididos a participar…” El 1º de diciembre del año 2006, después de su toma de protesta, en el auditorio nacional, en la parte conducente de su mensaje dijo: “instruyo al procurador General de la República y al gabinete de seguridad nacional para que en un plazo no mayor de 90 días, presenten un programa de seguridad para renovar los mecanismos de procuración e impartición de justicia”.

Pero el Presidente no requirió de los 90 días ni mucho menos un programa; doce días después se dio el grito de guerra en contra del narcotráfico y el crimen organizado, enviando al estado de Michoacán a cerca de 10 mil efectivos del Ejército y de la PFP.



Jorge Pérez Uribe




[I] López Martín Ana Gemma, Los estados "fallidos y sus implicaciones en el ordenamiento jurídico internacional, Universidad Complutense de Madrid.
[2] Estrictamente personal, El Financiero, 17 de julio de 2009