UA-43224232-1
Mostrando entradas con la etiqueta El voseo y usted. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El voseo y usted. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de mayo de 2013

EL VOSEO Y EL ORIGEN DE USTED






Carlos Prieto, un grande, pero desconocido escritor mexicano

Con el presente post quiero rendir un homenaje a ese insigne mexicano que es Carlos Prieto Jacqué, más conocido por su trayectoria como violonchelista de prestigio internacional. Pero Carlos Prieto –como le gusta llamarse-, además de buen músico es un destacado escritor e investigador de la lengua. Sumamente amena y referencia obligada para quién quiera conocer sobre las lenguas romances es su obra Cinco mil años de palabras. La Academia Mexicana de la Lengua, hizo justicia a sus méritos literarios, y de esta forma, fue elegido miembro numerario, el 13 de enero de 2011 para ocupar la silla XXII, tomando posesión de la misma el 26 de enero de 2012 en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Arte.

Memorias de mi infancia

Recuerdo esa confusión nacida entre el hablar común de mis paisanos y los textos impresos sobre todo en España. Tuve contacto también con centroamericanos y latinoamericanos, ya que la tía Laura manejaba una “casa de huéspedes” cuya clientela era de estos países. ¿Por qué ellos y los buenos libros manejaban el vos, el vosotros y mis paisanos no? ¿Quién hablaba y escribía correctamente? Personalmente me gustaba más el vos que el tú.

Ramón Menéndez Pidal cuando se refiere al tuteo americano, enfáticamente precisa que se trata de un tuteo andaluz, no castellano:

<<Todo Méjico y Nuevo Méjico usan el Tú como nominativo sujeto [...]. No obstante, este tuteo mejicano y nuevo mejicano (y el americano en general) es de tipo, no castellano, sino andaluz, porque desconoce el plural «vosotros» sustituyéndolo por ustedes, y en la conjugación la persona Vosotros se confunde con la persona Ellos [...]. Esto es efecto del odio a la segunda persona plural, en cuanto servía para el trato altanero y descortés, no se la quiere emplear ni aun para su natural sentido de pluralidad; por una ultracorrección de cortesía se usa el ustedes y la tercera persona plural>>[1]

Entre los primeros autores mexicanos que asimilan en cambio, están Joaquín Fernández de Lizardi, que en su obra La Quijotita y su prima, novela de 1818, emplea 78 veces ustedes y sólo en 4 ocasiones usa vosotros.

Pero la influencia más importante para el cambio, fue la mentalidad antihispana y antimonárquica de los liberales del siglo XIX, que se llegó a plasmar en Decretos que obligaban a la supresión del vos y vosotros.


Entremos en la explicación del maestro Carlos Prieto:

<<Se llama voseo al uso del pronombre vos en vez de tú o alternando con tú.

En latín, el pronombre de segunda persona del singular era tú. El pronombre usted no existía. Tu era el pronombre único, que igual se usaba para dirigirse a un niño que al emperador.

El pronombre de segunda persona plural era vos.

En latín tardío nació la costumbre de utilizar vos para dirigirse a personajes de elevada alcurnia. Tu se convirtió en el pronombre de confianza y vos en el de respeto, pero sin perder vos su calidad adicional de pronombre plural. Esta costumbre se extendió al español y a otras lenguas romances. El doble sentido de vos requirió que, en caso de posible confusión, se añadiera otros al pronombre vos, al dirigirse a dos o más interlocutores: vos-otros. Vos-otros se fue generalizando y se convirtió en vosotros, y el uso de vos se fue limitando al singular.

Lo mismo ocurrió con nos. Los personajes que merecían el vos empezaron a usar el nos en vez de ego (yo). Para evitar confusiones se empezó a distinguir entre nos y nos otros, hasta que el primero desapareció y el segundo quedó convertido en nosotros.
Surgimiento de usted 

Vos (en singular) se fue degradando como tratamiento de respeto. Vuestra merced fue imponiéndose como nuevo tratamiento de respeto. Don Quijote se dirige de tú a Sancho Panza y de vos a un hidalgo. En cambio, Sancho siempre utiliza la forma de máximo respeto Vuestra Merced, al dirigirse a don Quijote. Vuestra Merced se convirtió sucesivamente en vuesa merced, vosa merced, voacé, vusted, usted. Vuestra Merced y, por tanto, usted requieren el uso del verbo en tercera persona. Usted fue poco a poco desplazando a vos y lo eliminó en España hacia principios del siglo XVIII. Estos cambios fueron difundidos en los virreinatos y tanto en la Nueva España como en el Perú, vos desapareció casi por completo. Lo mismo ocurrió en Santo Domingo y en Cuba, que tenían un íntimo contacto con la metrópoli. El voseo ha quedado vigente en buena parte de Hispanoamérica, aunque con variantes según los países.

Recordemos que, en su origen, vos era pronombre de segunda persona del plural. Es lógico, pues, que en las regiones en las que domina el voseo, el pronombre vos se acompañe de formas verbales del plural. Las expresiones vos decíme, andá y comé provienen de decidme, andad y comed. Vos sos, jugás y ganás provienen de vos sois, jugáis y ganáis. El voseo no es incorrecto: es la supervivencia de formas verbales arcaicas, desaparecidas en otras regiones. >>[2]




[1] Menéndez Pidal, Ramón, Historia de la lengua española, 2 vols., 2005, Madrid, Fundación
Ramón Menéndez Pidal-Real Academia Española. 


[2] Prieto Jacqué Carlos, Cinco mil años de palabras, 3ª Edición, 2010, Fondo de Cultura Económica