UA-43224232-1
Mostrando entradas con la etiqueta Genocidio armenio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Genocidio armenio. Mostrar todas las entradas

sábado, 23 de julio de 2016

¿TURQUÍA, NUEVAMENTE HACIA EL SULTANATO ISLÁMICO?


Mustafá Kemal Atatürk




Mustafá Kemal Atatürk y el sultanato laico


La institución del sultanato está ligada al imperio otomano y a la fe musulmana y se utilizaba para referirse a los jefes militares, generalmente turcos, que ejercían el poder de hecho en territorios nominalmente gobernados por el califa. Más adelante se convirtió en título, equivalente al de emperador o rey con características autoritarias.

Bajo el sobrenombre de “Jóvenes Turcos” se conoció al partido nacionalista y reformista turco de principios del siglo XX, denominado Comité de Unión y Progreso (CUP) -partido de inspiración liberal-masónica europea— cuyos líderes se rebelaron contra el sultán Abdul Hamid II, quien fue oficialmente depuesto y desterrado en 1909. Gobernaron el Imperio otomano entre mediados de 1908 y el final de la Primera Guerra Mundial, en noviembre de 1918 cuando la ocupación de Constantinopla vio la partición del Imperio otomano. Durante su gobierno, perpetraron el genocidio armenio de 1915 a 1923.

Miembro de este grupo fue Mustafá, que a lo largo de su vida fue apodado Kemal (el perfecto) y hacia el final de su vida Atatürk (padre)

Bajo la tutoría de los vencedores de la I Guerra Mundial, en noviembre de 1922 se abolió el sultanato y en noviembre de 1923 se proclamó la República de Turquía, con Kemal como presidente de la misma

Podemos considerar que Mustafá Kemal realizó en Turquía una revolución cultural pro occidental, que comprendió:

· Cierre de las escuelas religiosas y abolición de la sharia (ley religiosa) (1924).
· Adopción de una Constitución, el 20 de abril de 1924.
· Prohíbe el fez el 25 de noviembre de 1925, y el velo. Introduce la vestimenta occidental.
· Adopta el calendario occidental (calendario gregoriano) (1925).
· Se introduce un nuevo Código Civil basado en el suizo. Este código terminó con la poligamia y el divorcio por repudio, e introdujo el matrimonio civil (1926).
· Elabora el primer censo de población (1927).
· Se sustituye el alfabeto árabe por el latino (24 de mayo de 1928).
· Se declara la laicidad del Estado (10 de abril de 1928).
· La llamada a la oración y las recitaciones públicas del Corán deberían hacerse en turco en vez de en árabe (1933).
· Se concede el derecho de voto a las mujeres y el derecho a ser votadas, pudiendo optar a puestos de trabajo oficiales (1934).
· Supresión de la prohibición islámica sobre el alcohol
· Se introdujeron los apellidos en sustitución del nombre único de tradición árabe (1934).
· Se proclamó el domingo como día de descanso (1935).



El presidente Recep Tayyip Erdogan y el frustrado golpe de estado



Recep Tayyip Erdogan de 62 años, un político civil y economista, es el presidente de Turquía desde agosto de 2014 y experimentó la noche del 15 de julio de 2016, un golpe de Estado por parte de militares turcos,
Yavuz Baydar, analista político defenestrado de uno de los principales diarios turcos por las presiones del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan comenta sobre Erdogan que es “el líder que ha acumulado más poder en Turquía después de Mustafá Kemal Atatürk”. Y sobre el reciente golpe aclara: “Los expertos sostienen que detrás del golpe estarían tres sectores diferenciados de la cúpula de mando”, explica Baydar, que apoyó las reformas del AKP en sus primeros Gobiernos antes de rechazar la deriva autoritaria del partido islamista. “Hay seguidores de Fetulá Gülen, kemalistas y simples oportunistas que intentaban sacar partido en la nueva jerarquía militar tras el golpe”[1], detalla.

Su diagnóstico coincide en parte con el de Egemen Bagis, exministro de Asuntos Europeos y antiguo asesor internacional de Erdogan en el seno del AKP. “El golpe de Estado fue dirigido principalmente por generales adscritos a la cofradía islámica del imán Gülen, exiliado en Estados Unidos, aunque también han participado otros mandos, a quienes prometieron una recompensa”, sostiene Bagis.

“Desde la experiencia de haber vivido cuatro golpes de Estado a partir de 1971, tengo la impresión de que este pronunciamiento se ejecutó de forma muy extraña”, analiza Baydar los movimientos militares del pasado viernes, “pero lo que más me sorprende es la descomunal magnitud de las represalias —una purga general en toda regla— ordenadas por el presidente Erdogan”.



Utilizar el golpe para girar hacia la islamización de Turquía


“Este fallido golpe de Estado ha sido un regalo de Dios para purgar el Ejército”. Fueron casi las primeras palabras del presidente Erdogan, a su vuelta a Ankara

<<Mientras la multitud grita llamando a la ejecución de los implicados en el fallido golpe de Estado en Turquía, existe el temor de que este país una vez secularizado se esté convirtiendo de manera decisiva hacia la islamización de escala completa. El Presidente Recep Tayyip Erdogan está utilizando la toma militar intentado justificar una purga de los funcionarios estatales y oficiales del ejército que no le dan una obediencia total, abriendo la puerta para él establecer una presidencia omnipotente aunque en principio parece islamizar la sociedad turca en un grado que no se ve desde la caída de los otomanos.

La purga continuó a pleno rendimiento el lunes con el despido de 8.000 policías y 30 gobernadores, así como 52 funcionarios de alto rango. Esto se suma a 70 almirantes y generales, junto con 3.000 soldados y 2.700 miembros del poder judicial despedido o detenido desde el golpe fracasó el sábado.

A medida que las fuerzas golpistas fueron detenidos el fin de semana, hubo desfiles de fanáticos religiosos en las calles gritando "Allahu Akbar", como altavoces gigantes en la plaza de Taksim, en el centro de Estambul extrayendo maldiciones de versos del Corán. Las apelaciones de 85.000 mezquitas de Turquía jugaron un papel importante en la movilización de las protestas populares en las primeras horas después del comienzo del golpe. En Gezi Park en Estambul, el centro de las protestas seculares y liberales contra el régimen autoritario de Erdogan hace tres años, ahora estaba llena de multitudes leales al presidente.

El estado de ánimo cada vez más islamista ya está influyendo en las costumbres sociales en Estambul. Selin Derya, de 26 años, que trabaja para una empresa de headhunters para los negocios, dice que desde pro-Erdogan multitudes inundaron centro de la ciudad en las secuelas del golpe "Tengo miedo de salir llevaba un vestido que algunos intolerante podría pensar que es demasiado justo de o no le gusta el hecho de que mi falda termina por encima de la rodilla. "Otra mujer secular en Estambul explicó que ella no quiere entrar en el centro de la ciudad en este momento porque teme el acoso por parte de extremistas religiosos.

Ha habido crecientes signos de intolerancia a los estilos de vida seculares en los últimos años, incluyendo un ataque en junio por dos docenas de hombres en una tienda de música en Estambul donde vencieron a los fans de Radiohead a los que acusaban de beber alcohol durante el mes sagrado del Ramadán. Cuando manifestantes se reunieron para manifestarse contra el ataque, fueron dispersados ​​por la policía con gases lacrimógenos y cañones de agua.

El programa de Erdogan y su Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) desde que ganaron su primera elección general en 2002 ha sido la de invertir la secularización introducida por Kemal Ataturk, el fundador de la república en 1923. A medida que el AKP ha reforzado su control sobre poder, se ha erosionado las instituciones seculares del estado y alentó a la islamización de la educación y el comportamiento social, así como la búsqueda de sacrificar los funcionarios no islamistas y oficiales.

Erdogan ha dicho que quiere ver "el crecimiento de una generación religiosa", que sustituiría a la prolongada dominación del laicismo en Turquía. Su política exterior desde la primavera árabe en el año 2011 ha sido apoyar el levantamiento árabe de mayoría suní en Siria en alianza con Arabia Saudita y Qatar, a pesar de sus esfuerzos para derrocar al presidente Bashar al-Assad han fracasado hasta ahora. Esta estrategia incluye la tolerancia a los movimientos yihadistas extremos, como Isis, Jabhat al-Nusra y Ahrar al-Sham, que les permitan establecer redes de apoyo dentro de Turquía.>> [2]



Turquía suspende temporalmente la Convención Europea de Derechos Humanos, en lo que se efectúa la purga en el gobierno


<<El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció este miércoles que declaraba el estado de emergencia después del intento fallido de golpe de Estado del pasado viernes y dijo que esta medida permitiría a las autoridades actuar de forma más eficiente contra los responsables del levantamiento.

En declaraciones a NTV, el vice primer ministro, Numan Kurtulmus, ha afirmado que el Gobierno podría poner fin al estado de emergencia dentro de un mes o de un mes y medio. Kurtulmus reconoció fallos de inteligencia a nivel "estructural e individual" durante el intento de golpe, y también indicó que el trabajo de reestructuración del Ejército está en marcha.

La decisión del Gobierno turco llega en medio de una purga que afecta ya a 60.000 personas. De los 118 generales y almirantes detenidos —cerca de un tercio del total que hay en Turquía—, la mayoría ya ha declarado ante los fiscales que instruyen la causa sobre el intento golpista. Solo tres han sido puestos en libertad, mientras que a 99 se les ha enviado a prisión preventiva bajo los cargos de “subvertir el orden constitucional” e “intento de asesinato del presidente”, entre otros.

Las purgas iniciadas en la Administración del Estado han continuado en varios ministerios y con especial hincapié en el sector de la educación. 6.538 maestros fueron suspendidos de su empleo, con lo que el número de funcionarios cesados, despedidos y apartados de sus cargos desde el sábado se acerca ya a los 60.000, a los que hay que añadir casi 11.000 detenidos por implicación directa en el alzamiento, en su mayoría militares.>>[3]



Estados Unidos, la OTAN y Rusia


Turquía pose el segundo ejército más grande de la OTAN, además de su importancia estratégica –por siglos ha sido la llave del Bósforo-, colindante con la conflictiva Ucrania y con Rusia. Y es difícil pensar que a la OTAN le gustaría un aliado islámico.

El centro operativo del golpe milagrosamente fallido, fue la base Incirlik (en la ciudad de Adana, a 112 km de la incandescente frontera siria), controlada preponderantemente por EU, con 5 mil efectivos, y mínimamente por Gran Bretaña, en representación de la OTAN en Turquía, su segundo miembro más relevante después de EU, donde se encuentran 90 bombas nucleares: 50 de EU y 40 del ejército turco.

Para hacer más difícil el rompecabezas de este golpe de estado, hay que mencionar que en los últimos días el Presidente Erdogan ha buscado un acercamiento con el Presidente Putin de Rusia y que en los primeros días de agosto se entrevistarán.

No queda pues, sino poner las fichas en un tablero y observar los movimientos de los próximos días.

Jorge Pérez Uribe


[1]http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/19/actualidad/1468955821_652304.html
[2] http://www.independent.co.uk/news/world/europe/turkey-coup-president-erdogan-islam-akp-government-a7142836.html
[3]http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/21/actualidad/1469100575_294082.html?id_externo_rsoc=FB_CM


viernes, 24 de junio de 2016

EL PAPA EN ARMENIA, EL PRIMER PAÍS CRISTIANO




Francisco inicia este viernes 24 de junio el décimo cuarto viaje apostólico que lo llevará a las fronteras de Asia y Europa, la República de Armenia, que presume de ser el primer país que asumió la fe de Cristo en los albores del siglo IV, antes del Edicto de Milán de 313 del emperador Constantino, por el que se toleró al cristianismo en el Imperio romano.


Ese país se dice heredero de la evangelización de los apóstoles Judas Tadeo y Bartolomé y afianzada por Gregorio, el Iluminador, el santo que renunció a su vida matrimonial y que sufrió padecimientos indecibles por más de catorce años encerrado en un pozo en la llanura del Monte Ararat, lugar donde, según las tradiciones, estarían los restos del Arca bíblica de Noé. El Papa reafirmará los importantes lazos de comunión entre la Iglesia católica y la Apostólica de Armenia encabezada por el Katholicós de todos los armenios, Karekin II, quien desde 1999 es el Patriarca supremo de la Iglesia monofisita separada desde el Concilio de Calcedonia de 451.

En la época contemporánea, el Papa Juan Pablo II dirigió una Carta apostólica con motivo del 17 centenario del bautismo del pueblo armenio. Ahí el Pontífice santo, resaltó la historia de mártires que dio origen a la Iglesia apostólica manifestando su gratitud por la “fidelidad a Cristo, fidelidad que ha conocido la persecución y el martirio. Los hijos de la Armenia cristiana han derramado su sangre por el Señor, pero toda la Iglesia ha crecido y se ha robustecido en virtud de su sacrificio. Si hoy Occidente puede profesar libremente su fe, se debe en parte a los que se inmolaron, haciendo de su cuerpo una defensa para el mundo cristiano, hasta sus últimos confines”.

Para conmemorar ese 17 centenario, Juan Pablo II viajó a la pequeña República en septiembre de 2001 peregrinando a esa tierra llevándolo también a Kazajstán. El 25 de septiembre, el sucesor de Pedro besó esa región de Cáucaso y expresó la intención de su visita como la de un “viaje espiritual para honrar el extraordinario testimonio de vida cristiana que ha dado la Iglesia apostólica armenia a lo largo de tantos siglos, y sobre todo en el siglo XX, que para vosotros fue un tiempo de indecible terror y sufrimiento”. (Discurso de bienvenida en el aeropuerto de Ereván, 25 de septiembre de 2001).

La conmemoración de la aceptación de la fe también tocó la fibra sensible que siente aún dolor en el recuerdo del primer genocidio del siglo XX en donde murieron más de un millón de armenios, víctimas de la opresión del Imperio otomano en abril de 1915, discusión histórica que aún lleva a discrepancias internacionales al recordar las políticas de exterminio de “Los Jóvenes Turcos” que aspiraron por un país unificado donde no cabían minorías religiosas y étnicas.

La peregrinación de Juan Pablo II tuvo dos momentos culminantes. El primero, la oración en el memorial del martirio del pueblo armenio, el Tzitzernakaberd, mismo que visitará el Papa Francisco el sábado 26 donde podría repetir una oración similar a la del Pontífice polaco en un llamado a la reconciliación y a cerrar las heridas entre dos naciones que necesitadas de esperanza y paz.

El segundo momento fue el encuentro con el Katholicós Karekin II al firmar una Declaración conjunta con motivo del aniversario de la proclamación del cristianismo como religión de los armenios. El 27 de septiembre, el sucesor de Pedro y de Gregorio el Iluminador, sentaron el compromiso por la progresiva unión y reconciliación entre las Iglesias sin olvidar las persecuciones y específicamente, la tragedia armenia de 1915: “Damos gracias a Dios porque el cristianismo en Armenia ha sobrevivido a las adversidades de los diecisiete siglos pasados, y porque la Iglesia armenia ahora goza de libertad para cumplir su misión de proclamar la buena nueva en la moderna República de Armenia y en muchas regiones cercanas y lejanas, donde hay comunidades armenias”.

En ocasión del centenario del genocidio, el Papa Francisco dirigió un mensaje al pueblo armenio compartiendo el dolor del Metz Yeghem, el Gran Mal, y en actitud de cercanía ante la canonización del más del millón de armenios, el 23 de abril de 2015, por los patriarcas de la Iglesia apostólica. La súplica de Francisco derivó hacia la búsqueda de caminos de reconciliación “entre el pueblo armenio y el pueblo turco, y que la paz brote también en el Nagorno Karabaj. Se trata de pueblos que, en el pasado, a pesar de los contrastes y tensiones, vivieron largos períodos de pacífica convivencia, e incluso en la turbulencia de las violencias vieron casos de solidaridad y ayuda mutua. Sólo con este espíritu las nuevas generaciones pueden abrirse a un futuro mejor y el sacrificio de muchos convertirse en semilla de justicia y de paz”. (Mensaje del Santo Padre Francisco a los armenios, 12 de abril de 2015) Otro tema más, convulso entre las fronteras de Europa y Asia, el conflicto del Nagorno Karabaj, activado de nuevo en 2016, un territorio de mayoría armenia enclavado en la vecina República de Azerbaiyán y que clama por su separación.

Como afirmó el Santo Padre en su video mensaje previo a su viaje a la antigua República Soviética, esta peregrinación será oportunidad “para reforzar los lazos de comunión, avanzar en la reconciliación y animar en la esperanza” frente a todos los conflictos y males que brotan del corazón humano.


Guillermo Gazanini Espinoza / 23 de junio



Fuente: http://blogs.periodistadigital.com/sursumcorda.php/2016/06/24/el-papa-en-armenia-el-primer-pais-cristi


viernes, 1 de mayo de 2015

EL GENOCIDIO ARMENIO NO LO PLANEARON FUNDAMENTALISTAS RELIGIOSOS:

«FUERON MASONES PROTO-FASCISTAS»

La base de los Jóvenes Turcos era la Logia de Salónica - esta foto de masones egipcios nacionalistas de 1891 en El Cairo, con mandiles e insignias, puede darnos una idea 




Diane Montagna/Aleteia    
29 abril 2015

¿Por qué el Papa Francisco hizo esos comprometidos comentarios sobre el Genocidio Armenio que causaron tanto furor en Turquía? Para ayudar a comprender la verdadera historia detrás de las atrocidades de 1915 y 1916, Aleteia entrevistó al historiador y escritor alemán Michael Hesemann, quien estuvo en la misa en San Pedro por la conmemoración del centenario del genocidio, también conocido como Metz Yeghern [el Gran Mal].


La atrocidad implicó el exterminio sistemático, por parte del gobierno otomano, de sus súbditos armenios, minoritarios dentro de su patria histórica, que se encuentra dentro del territorio que constituye la actual Turquía. El número total de personas muertas en lo que también se conoce como el Holocausto armenio se estima entre 1 y 1,5 millones.

En un nuevo libro, titulado El Genocidio Armenio (Völkermord an den Armeniern), Hesemann revela por primera vez el contenido de documentos nunca antes publicados sobre "el mayor crimen de la Primera Guerra Mundial", y cómo el Papa Benedicto XV y la diplomacia vaticana trataron de detener las deportaciones de los armenios al desierto de Siria, salvar a las víctimas y evitar la masacre de todo un pueblo.



En esta entrevista, Hesemann comparte sus hallazgos, que incluyen pruebas de la participación masónica, y expresa tanto su admiración por Francisco por llamar la atención sobre el genocidio de los cristianos y las minorías étnicas, y su decepción por la ausencia del embajador de Alemania ante la Santa Sede en la misa conmemorativa.


- Dr. Hesemann, ¿que le llevó a escribir un libro sobre lo que los documentos contenidos en los archivos del Vaticano revelan sobre el Genocidio Armenio?


-En realidad fue una especie de coincidencia. Yo trabajo como historiador de la "Pave the Way Foundation" (www.ptwf.org), en una importante investigación de todos los aspectos de la vida de Eugenio Pacelli, el hombre que finalmente se convirtió en el Papa Pío XII.

»Desde 1917-1925, Pacelli fue nuncio en Munich, así que navegué por los archivos de la Nunciatura Apostólica en Munich, sólo para descubrir una carpeta con el título "La persecución de los armenios" .

»Lo abrí y encontré una carta del entonces arzobispo de Colonia, el cardenal von Hartmann, al Canciller alemán, Graf (conde) Härtling, en el que califica la persecución de los armenios como "no menos brutal que la persecución de los cristianos en los primeros siglos del cristianismo". El arzobispo solicitaba una intervención alemán urgente, por desgracia, en vano.

»En la misma carpeta encontré una copia de una carta escrita por el Papa Benedicto XV al sultán, pidiendo misericordia para los armenios inocentes. Estos documentos me tocaron mucho y despertaron mi curiosidad. Sentí que sólo había tocado la punta de un iceberg, y estaba seguro de que iba a encontrar más datos, y de hecho lo hice: he encontrado unas 2.500 páginas hasta ahora.

»Pronto me di cuenta de que ningún historiador había trabajado aún con la mayoría de estos documentos, y que toda esta información era obviamente desconocida incluso para los principales expertos en el Armenocidio.

»Dada la importancia de su contenido, me decidí a escribir un libro, poniendo los documentos en el contexto de lo que ya sabemos acerca de los acontecimientos de 1915-1918.


- ¿Cuál fue el descubrimiento más sorprendente e inesperado en los archivos del Vaticano sobre el genocidio armenio?

-El descubrimiento más sorprendente fue que el genocidio armenio era, de hecho, sólo una parte de un plan más grande: el exterminio de todas las minorías no musulmanas en el Imperio Otomano.

»El movimiento "Jóvenes Turcos" gobernante entró en contacto con las ideas europeas sobre el nacionalismo, y con el concepto de que sólo un estado homogéneo puede ser un Estado fuerte.

»Ellos creían que la debilidad del Imperio Otomano estaba causada por su carácter multirreligioso y multiétnico. Querían "curar" esta "debilidad" mediante la eliminación de todos los elementos “extranjeros”, lo que significaba primero a los cristianos, que sumaban el 19% de la población a principios de 1914. Además de los armenios, también arameos y cristianos asirios, grecocatólicos y grecoortodoxos, fueron perseguidos y asesinados.

»La pretensión de Turquía de una conspiración entre Rusia y algunos líderes armenios no era más que una mentira para justificar esas medidas. Si ese fuera realmente el caso, ¿por qué mataron a mujeres y niños inocentes, también? Y ¿por qué no se perdonó a los demás grupos cristianos, que nunca estuvieron bajo sospecha?

»De hecho, el Secretario de Interior de Turquía, Talaat Bey, dijo francamente a Johann Mordtmann, de la Embajada de Alemania, según un informe de éste a Berlín: "El gobierno (turco) usa la guerra para deshacerse de los enemigos internos – los cristianos indígenas de todas las denominaciones – sin intervenciones diplomáticas de naciones extranjeras ".

»Esto también es lo que leemos en algunos de los documentos del Vaticano, por ejemplo, un informe escrito por el P. Michael Liebl, misionero capuchino austriaco, que descubrió en Samsun: "No los armenios, sino los cristianos fueron condenados (a muerte) en una reunión secreta de los Jóvenes Turcos hace 5 o 6 años en Salónica".

Una de las fotos de tropas turcas llevando deportados armenios a morir al desierto que se guardan en el Museo del Genocidio Armenio en Erevan


- ¿Qué medidas adoptó Benedicto XV a nivel diplomático para ayudar a salvar a los armenios de la deportación al desierto de Siria?


-Ya en junio de 1915, el Vaticano tenía una vaga idea de lo que había ocurrido en el este de Anatolia. Un mes más tarde, no había ninguna duda acerca de las horribles masacres llevadas a cabo contra la mayoría de la población masculina armenia. Durante todo el mes de agosto de 1915, Mons. Dolci – el Delegado Apostólico en Constantinopla – hizo todo lo humanamente posible para interferir diplomáticamente – sin ningún éxito.

»Cuando los drásticos informes llegaron al Vaticano en septiembre de 1915, el Papa Benedicto XV no perdió más tiempo y decidió actuar. Envió una carta autógrafa al Sultán Mehmet V, pidiendo misericordia para los armenios. Los turcos se negaron incluso a recibirla. Durante dos meses, Mons. Dolci intentó de todo para entregarla a su destinatario, pero no fue recibido por el Sultán.

»Sólo cuando pidió ayuda tanto al embajador alemán como al de Austria, [las dos potencias europeas aliadas de Turquía durante la Primera Guerra Mundial, nota de ReL] se le concedió una audiencia. Cuando después de otras cuatro semanas, el sultán respondió, la mayoría de las deportaciones ya se había realizado. Todas las promesas de los turcos de poner fin a las masacres o de salvar a un grupo u otro – o de hacerles regresar a casa – resultaron ser mentiras.

»En diciembre, el Papa Benedicto habló del fracaso de todas las intervenciones diplomáticas en su alocución a los Cardenales en el consistorio del 6 de diciembre de 1915. En ella, habló del "afligido pueblo armenio, ya casi completamente llevado al exterminio".

»En junio de 1916, el Patriarca armenio católico tuvo que informar a la Santa Sede: "El proyecto de exterminación de los armenios en Turquía sigue en marcha. ( ... ) Los armenios exiliados... son expulsados ​​continuamente al desierto y despojados de todos los recursos vitales. Ellos perecen miserablemente por el hambre, las enfermedades y el clima extremo. ( ... ) Es cierto que el gobierno otomano ha decidido eliminar el cristianismo de Turquía antes de que la guerra llegue a su fin. Y todo esto sucede en la cara del mundo cristiano".

- ¿Por qué es esto está saliendo sólo ahora a la luz?




-Sí, buena pregunta. Por supuesto, los archivos del pontificado de Benedicto XV sólo se han abierto desde la década de los 90. Además de esto, no muchos historiadores tienen acceso a ellos. Y tal vez nadie tenía ni idea de lo que iba a encontrar allí - es sólo una suposición.


- Entre los documentos contenidos en su libro, se incluye una carta escrita por el superior de los capuchinos en Ezrurum, P. Norbert Hofer, al Vaticano, en octubre de 1915, que afirma: "El castigo de la nación armenia (por supuestas revueltas) no es más que un pretexto utilizado por el gobierno turco masónico para exterminar a todos los elementos cristianos en este país".


Muchos lectores pueden sorprenderse al escuchar mencionar a los masones en relación con el genocidio armenio, particularmente a la luz de la voluntad de unir a Turquía con el Islam sunní como religión de Estado. ¿Puede explicar la relación de los masones con el genocidio armenio, y quiénes eran los "Jóvenes Turcos" a los que ha hecho referencia anteriormente?

-Sí, por supuesto. Hubiera sido fácil y más bien populista culpar al Islam del genocidio armenio, especialmente ahora que nos enfrentamos a horribles acontecimientos de nuestro tiempo en la misma región, como la masacre del ISIS contra cristianos y yezidíes en el norte de Siria y e Irak.

»Pero ninguno de los responsables políticos del genocidio, ni Talaat ni Enver ni Kemal Pasha, era un musulmán fanático. Los jóvenes turcos eran muy distintos de los fundamentalistas. Eran un movimiento joven, revolucionario, iniciado por académicos turcos que habían estudiado, en la mayoría de los casos, en París, donde entraron en contacto con los ideales de la masonería y del nacionalismo europeo. Muchos de ellos fueron aceptados por las logias masónicas y, de hecho, la Logia de Tesalónica se convirtió en una especie de cuartel nacional para ellos.


Talaat Bey, también llamado Talaat Pashá, era masón, Gran Maestro del Gran Oriente en Turquía, formado en Francia y su ideología homogeneizadora: su nacionalismo implicaba exterminar las minorías; asesinado en Alemania después de la guerra por un terrorista armenio, los nazis entregaron su cuerpo con honores a Turquía en 1941







»Talaat Bey - el principal responsable del Genocidio Armenio – fue incluso Gran Maestro del Gran Oriente de la Masonería Turca. Eso es un hecho histórico. La ideología de los Jóvenes Turcos se puede describir como "proto-fascismo". Sólo que la raza no jugó un papel como elemento unificador, ya que no existe una "raza pura" turca . Más bien, fue sustituido por la religión, en este caso, el Islam sunní.


»Por lo tanto, el Islam fue instrumentalizado por razones políticas. Se dio a todos los que participaron en los asesinatos una razón de ser, una justificación para sus actos. Pero detrás de esto estaba el plan maestro de una ideología política, que utilizaba la religión para sus fines, buscando la homogeneización de la nación turca.


- Como historiador que ha estudiado en profundidad los hechos y circunstancias que rodean el genocidio armenio, en particular los documentados en los archivos del Vaticano, ¿qué piensa usted de la reacción de Turquía a las declaraciones del Papa Francisco del domingo, en las que calificó la masacre armenia de “genocidio"?



-Estoy muy agradecido al Santo Padre. El domingo, no sólo vimos una hermosa, digna y solemne conmemoración del martirio armenio, sino que también experimentamos la victoria de la verdad sobre la diplomacia.


»Si uno sabe cómo Turquía intenta, fanáticamente, por todos los medios, desacreditar los acontecimientos de 1915-1916, si uno sigue la cronología de sus amenazas contra países mucho más grandes y más poderosos que el Vaticano – naciones como Francia, Alemania y los EE.UU. – uno se hace una idea de lo que se necesita para levantarse y llamar "genocidio" a lo que, de hecho, fue el primer genocidio del siglo XX.

»¡Gracias, Papa Francisco! ¡Qué grande, maravilloso y político Papa, que actuó como conciencia moral del mundo, enseñándonos que, como cristianos, no debemos tener miedo de la verdad!

»La reacción turca a su valiente afirmación era de esperar. Siempre es lo mismo. Afirman que el Papa está mal informado, a pesar de que sabe la verdad por sus propios archivos. Por cierto, ¿cuándo van los turcos a abrir los suyos?

»Los turcos incluso llegan a hablar de racismo. ¿Deberíamos ahora aceptar que, desde el punto de vista de Turquía, no es nada racista matar casi toda una nación, un grupo religioso y étnico, pero sí que es racista para llamar a esto un genocidio?

»Es muy triste que los turcos no se den cuenta cómo se excluyen a sí mismos de la comunidad de naciones civilizadas por tales actos. Quiero decir, yo soy alemán y mi nación cometió el crimen más horrible en la historia, el Holocausto. Pero por lo menos, admitimos lo que hicimos, lo lamentamos profundamente y hemos intentado todo lo posible por la reconciliación y la indemnización.

»Como católico, creo que todo pecado y todos los crímenes pueden ser perdonados, pero sólo si hay confesión y arrepentimiento. Pero lo que no se arrepiente ni se confiesa tampoco puede ser perdonado. ¡Turquía sólo tiene un modo de superar el trauma y la culpa del capítulo más oscuro de su historia, y que es el de confesarlo y pedir perdón! Y todos vamos a perdonar. Si no, estas heridas quedarán siempre abiertas, incluso después de 100 años.


- ¿Qué lecciones de la historia del genocidio armenio podemos aprender nosotros hoy, particularmente a la luz de la actual persecución de los cristianos en África y Oriente Medio?

-Si hay una lección que debemos aprender del genocidio armenio, es esta: Nunca volver la cabeza, nunca mirar hacia otro lado cuando un hermano sufre persecución.

»Todos nosotros, todas las naciones del mundo civilizado y en primer lugar Alemania – el aliado de Turquía – compartimos su culpa, porque permitimos que esto sucediera. Por oportunismo, dando prioridad a otros temas, por lo que Francisco llama con razón "la globalización de la indiferencia", que es tan mala. "Caín, ¿dónde está tu hermano Abel?". Por esto, nadie puede nunca decir que no tiene nada que ver con el genocidio armenio, el holocausto o el destino de nuestros hermanos cristianos en Siria e Irak.

»Ignorar su suerte y su sufrimiento nos hace culpables, también. No evitar un crimen que ocurre ante tus propios ojos te hace cómplice del agresor. Nunca debemos ignorar, no debemos ser indiferentes, tenemos que aprender a actuar de manera responsable.





Annette Schavan, embajadora alemana en la Santa Sede, no acudió a la oración especial del Papa Francisco por el centenario del genocidio armenio.

»Por esto me avergüenza que, entre todos los diplomáticos presentes en la Basílica de San Pedro en la mañana en la conmemoración de los mártires armenios, la que faltaba era Annette Schavan, la embajadora alemana ante la Santa Sede. Sobre todo porque, como ya he explicado antes, Alemania, aliada de Turquía, tiene una responsabilidad especial ante este martirio. En su caso, el oportunismo ganó a la verdad. Y eso es una pena. Sólo podemos mirar al futuro si no tenemos miedo del pasado.


(En el fondo; imagen de la actual Armenia con el monte Ararat como escenario)



jueves, 23 de abril de 2015

DE CÓMO EL VATICANO INTENTÓ DETENER EL GENOCIDIO ARMENIO

Interesante descubrimiento: Los planes otomanos eran mucho más ambiciosos, ¡querían acabar con todos los cristianos de Turquía!




Diane Montagna*


¿Por qué el Papa Francisco hizo esos comprometidos comentarios el domingo (12 de abril) sobre el Genocidio Armenio que causaron tanto furor en Turquía?

Para ayudar a comprender la verdadera historia detrás de las atrocidades de 1915-16, Aleteia entrevistó al historiador y escritor alemán Michael Hesemann, quien estuvo en la misa del domingo en San Pedro por la conmemoración del centenario del genocidio, también conocido como Metz Yeghern [el Gran Mal].

La atrocidad implicó el exterminio sistemático, por parte del gobierno otomano, de sus súbditos armenios, minoritarios dentro de su patria histórica, que se encuentra dentro del territorio que constituye la actual Turquía. El número total de personas muertas en lo que también se conoce como el Holocausto armenio se estima entre 1 y 1,5 millones.


En un nuevo libro, titulado El Genocidio Armenio (Völkermord an den Armeniern), Hesemann revela por primera vez el contenido de documentos nunca antes publicados sobre "el mayor crimen de la Primera Guerra Mundial", y cómo el Papa Benedicto XV y la diplomacia vaticana trataron de detener las deportaciones de los armenios al desierto de Siria, salvar a las víctimas y evitar la masacre de todo un pueblo.

En esta entrevista, Hesemann comparte sus hallazgos, que incluyen pruebas de la participación masónica, y expresa tanto su admiración por Francisco por llamar la atención sobre el genocidio de los cristianos y las minorías étnicas, y su decepción por la ausencia del embajador de Alemania ante la Santa Sede en la misa conmemorativa del pasado domingo.

- Dr. Hesemann, ¿que le llevó a escribir un libro sobre lo que los documentos contenidos en los archivos del Vaticano revelan sobre el Genocidio Armenio?

En realidad fue una especie de coincidencia. Yo trabajo como historiador de la "Pave the Way Foundation", en una importante investigación de todos los aspectos de la vida de Eugenio Pacelli, el hombre que finalmente se convirtió en el Papa Pío XII.

Desde 1917-1925, Pacelli fue nuncio en Munich, así que navegué por los archivos de la Nunciatura Apostólica en Munich, sólo para descubrir una carpeta con el título "La persecución de los armenios" .

Lo abrí y encontré una carta del entonces arzobispo de Colonia, el cardenal von Hartmann, al Canciller alemán, Graf (conde) Härtling, en el que califica la persecución de los armenios como "no menos brutal que la persecución de los cristianos en los primeros siglos del cristianismo". El arzobispo solicitaba una intervención alemán urgente, por desgracia, en vano.

En la misma carpeta encontré una copia de una carta escrita por el Papa Benedicto XV al sultán, pidiendo misericordia para los armenios inocentes. Estos documentos me tocaron mucho y despertaron mi curiosidad. Sentí que sólo había tocado la punta de un iceberg, y estaba seguro de que iba a encontrar más datos, y de hecho lo hice – unas 2.500 páginas hasta ahora.

Pronto me di cuenta de que ningún historiador había trabajado aún con la mayoría de estos documentos, y que toda esta información era obviamente desconocida incluso para los principales expertos en el Armenocidio.

Dada la importancia de su contenido, me decidí a escribir un libro, poniendo los documentos en el contexto de lo que ya sabemos acerca de los acontecimientos de 1915-1918.

- ¿Cuál fue el descubrimiento más sorprendente e inesperado en los archivos del Vaticano sobre el genocidio armenio?

El descubrimiento más sorprendente fue que el genocidio armenio era, de hecho, sólo una parte de un plan más grande – el exterminio de todas las minorías no musulmanas en el Imperio Otomano.

El movimiento "Jóvenes Turcos" gobernante entró en contacto con las ideas europeas sobre el nacionalismo, y con el concepto de que sólo un estado homogéneo puede ser un Estado fuerte.
 Ellos creían que la debilidad del Imperio Otomano estaba causada por su carácter multirreligioso y multiétnico.

Querían "curar" esta "debilidad" mediante la eliminación de todos los elementos “extranjeros”, lo que significaba primero a los cristianos, que sumaban el 19% de la población a principios de 1914. Además de los armenios, también arameos y cristianos asirios, grecocatólicos y grecoortodoxos, fueron perseguidos y asesinados.


La pretensión de Turquía de una conspiración entre Rusia y algunos líderes armenios no era más que una mentira para justificar esas medidas. Si ese fuera realmente el caso, ¿por qué mataron a mujeres y niños inocentes, también? Y ¿por qué no se perdonó a los demás grupos cristianos, que nunca estuvieron bajo sospecha? De hecho, el Secretario de Interior de Turquía, Talaat Bey, dijo francamente a Johann Mordtmann, de la Embajada de Alemania, según un informe de éste a Berlín: "El gobierno (turco) usa la guerra para deshacerse de los enemigos internos – los cristianos indígenas de todas las denominaciones – sin intervenciones diplomáticas de naciones extranjeras ".

Esto también es lo que leemos en algunos de los documentos del Vaticano, por ejemplo, un informe escrito por el P. Michael Liebl, misionero capuchino austriaco, que descubrió en Samsun : "No los armenios, los cristianos fueron condenados (a muerte) en una reunión secreta de los Jóvenes Turcos hace 5 o 6 años en Salónica".

- ¿Qué medidas adoptó Benedicto XV a nivel diplomático para ayudar a salvar a los armenios de la deportación al desierto de Siria ?

Ya en junio de 1915, el Vaticano tenía una vaga idea de lo que había ocurrido en el este de Anatolia. Un mes más tarde, no había ninguna duda acerca de las horribles masacres llevadas a cabo contra la mayoría de la población masculina armenia. Durante todo el mes de agosto de 1915, Mons. Dolci – el Delegado Apostólico en Constantinopla – hizo todo lo humanamente posible para interferir diplomáticamente – sin ningún éxito .

Cuando los drásticos informes llegaron al Vaticano en septiembre de 1915, el Papa Benedicto XV no perdió más tiempo y decidió actuar. Envió una carta autógrafa al Sultán Mehmet V, pidiendo misericordia para los armenios. Los turcos se negaron incluso a recibirla. Durante dos meses, Mons. Dolci intentó de todo para entregarla a su destinatario, pero no fue recibido por el Sultán.

Sólo cuando pidió ayuda tanto al embajador alemán como al de Austria, se le concedió una audiencia. Cuando después de otras cuatro semanas, el sultán respondió, la mayoría de las deportaciones ya se había realizado. Todas las promesas de los turcos de poner fin a las masacres o de salvar a un grupo u otro – o de hacerles regresar a casa – resultaron ser mentiras.

En diciembre, el Papa Benedicto habló del fracaso de todas las intervenciones diplomáticas en su alocución a los Cardenales en el consistorio del 6 de diciembre de 1915. En ella, habló del "afligido pueblo armenio, ya casi completamente llevado al exterminio".

En junio de 1916, el Patriarca armenio católico tuvo que informar a la Santa Sede: "El proyecto de exterminación de los armenios en Turquía sigue en marcha. ( ... ) Los armenios exiliados ... son expulsados ​​continuamente al desierto y despojados de todos los recursos vitales. Ellos perecen miserablemente por el hambre, las enfermedades y el clima extremo. ( ... ) Es cierto que el gobierno otomano ha decidido eliminar el cristianismo de Turquía antes de que la Primera Guerra Mundial llegue a su fin. Y todo esto sucede en la cara del mundo cristiano".

- ¿Por qué es esto está saliendo sólo ahora a la luz?

Sí, buena pregunta. Por supuesto, los archivos del pontificado de Benedicto XV sólo se han abierto desde la década de los 90. Además de esto, no muchos historiadores tienen acceso a ellos. Y tal vez nadie tenía ni idea de lo que iba a encontrar allí - es sólo una suposición.

- Entre los documentos contenidos en su libro, se incluye una carta escrita por el superior de los capuchinos en Ezrurum, P. Norbert Hofer, al Vaticano, en octubre de 1915, que afirma: "El castigo de la nación armenia (por supuestas revueltas) no es más que un pretexto utilizado por el gobierno turco masónico para exterminar a todos los elementos cristianos en este país".

Muchos lectores pueden sorprenderse al escuchar mencionar a los masones en relación con el genocidio armenio, particularmente a la luz de la voluntad de unir a Turquía con el Islam sunní como religión de Estado. ¿Puede explicar la relación de los masones con el genocidio armenio, y quiénes eran los "Jóvenes Turcos" a los que ha hecho referencia anteriormente?

Sí, por supuesto. Hubiera sido fácil y más bien populista culpar al Islam del genocidio armenio, especialmente ahora que nos enfrentamos a horribles acontecimientos de nuestro tiempo en la misma región, como la masacre del ISIS contra cristianos y yezidíes en el norte de Siria y e Irak.

Pero ninguno de los responsables políticos del genocidio, ni Talaat ni Enver ni Cemal Pasha, era un musulmán fanático. Los jóvenes turcos eran muy distintos de los fundamentalistas. Eran un movimiento joven, revolucionario, iniciado por académicos turcos que habían estudiado, en la mayoría de los casos, en París, donde entraron en contacto con los ideales de la masonería y del nacionalismo europeo. Muchos de ellos fueron aceptados por las logias masónicas y, de hecho, la Logia de Tesalónica se convirtió en una especie de cuartel nacional para ellos.

Talaat Bey - el principal responsable del Genocidio Armenio – fue incluso Gran Maestro del Gran Oriente de la Masonería Turca. Eso es un hecho histórico. La ideología de los Jóvenes Turcos se puede describir como "proto-fascismo". Sólo que raza no jugó un papel como elemento unificador, ya que no hay existe una "raza pura" turca . Más bien, fue sustituido por la religión, en este caso, el Islam sunní.

Por lo tanto, el Islam fue instrumentalizado por razones políticas. Se dio a todos los que participaron en los asesinatos una razón de ser, una justificación para sus actos. Pero detrás de esto estaba el plan maestro de una ideología política, que utilizaba la religión para sus fines, buscando la homogeneización de la nación turca.

- Como historiador que ha estudiado en profundidad los hechos y circunstancias que rodean el genocidio armenio, en particular los documentados en los archivos del Vaticano, ¿qué piensa usted de la reacción de Turquía a las declaraciones del Papa Francisco del domingo, en las que calificó la masacre armenia de “genocidio"?



Estoy muy agradecido al Santo Padre. El domingo, no sólo vimos una hermosa, digna y solemne conmemoración del martirio armenio, sino que también experimentamos la victoria de la verdad sobre la diplomacia.

Si uno sabe cómo Turquía intenta, fanáticamente, por todos los medios, desacreditar los acontecimientos de 1915-1916, si uno sigue la cronología de sus amenazas contra países mucho más grandes y más poderosos que el Vaticano – naciones como Francia, Alemania y los EE.UU. – uno se hace una idea de lo que se necesita para levantarse y llamar "genocidio" a lo que, de hecho, fue el primer genocidio del siglo XX.

¡Gracias, Papa Francisco! ¡Qué grande, maravilloso y político Papa, que actuó como conciencia moral del mundo, enseñándonos que, como cristianos, no debemos tener miedo de la verdad!

La reacción turca a su valiente afirmación era de esperar. Siempre es lo mismo. Afirman que el Papa está mal informado, a pesar de que sabe la verdad por sus propios archivos. Por cierto, ¿cuándo van los turcos a abrir los suyos?

Los turcos incluso llegan a hablar de racismo. ¿Deberíamos ahora aceptar que, desde el punto de vista de Turquía, no es nada racista matar casi toda una nación, un grupo religioso y étnico, pero sí que es racista para llamar a esto un genocidio?

Es muy triste que los turcos no se den cuenta cómo se excluyen a sí mismos de la comunidad de naciones civilizadas por tales actos. Quiero decir, yo soy alemán y mi nación cometió el crimen más horrible en la historia, el Holocausto. Pero por lo menos, admitimos lo que hicimos, lo lamentamos profundamente y hemos intentado todo lo posible por la reconciliación y la indemnización.

Como católico, creo que todo pecado y todos los crímenes pueden ser perdonados, pero sólo si hay confesión y arrepentimiento. Pero lo que no se arrepiente ni de confiesa tampoco puede ser perdonado. ¡Turquía sólo tiene un modo de superar el trauma y la culpa del capítulo más oscuro de su historia, y que es el de confesarlo y pedir perdón! Y todos vamos a perdonar. Si no, estas heridas quedarán siempre abiertas, incluso después de 100 años.

- ¿Qué lecciones de la historia del genocidio armenio podemos aprender nosotros hoy, particularmente a la luz de la actual persecución de los cristianos en África y Oriente Medio?

Si hay una lección que debemos aprender del genocidio armenio, es esta: Nunca volver la cabeza, nunca mirar hacia otro lado cuando un hermano sufre persecución.

Todos nosotros, todas las naciones del mundo civilizado y en primer lugar Alemania – el aliado de Turquía – compartimos su culpa, porque permitimos que esto sucediera. Por oportunismo, dando prioridad a otros temas, por lo que Francisco llama con razón "la globalización de la indiferencia", que es tan mala. "Caín, ¿dónde está tu hermano Abel?". Por esto, nadie puede nunca decir que no tiene nada que ver con el genocidio armenio, el holocausto o el destino de nuestros hermanos cristianos en Siria e Irak.

Ignorar su suerte y su sufrimiento nos hace culpables, también. No evitar un crimen que ocurre ante tus propios ojos te hace cómplice del agresor. Nunca debemos ignorar, no debemos ser indiferentes, tenemos que aprender a actuar de manera responsable.

Por esto me avergüenza que, entre todos los diplomáticos presentes en la Basílica de San Pedro en la mañana en la conmemoración de los mártires armenios, la que faltaba era Annette Schavan, la embajadora alemana ante la Santa Sede. Sobre todo porque, como ya he explicado antes, Alemania, aliada de Turquía, tiene una responsabilidad especial ante este martirio. En su caso, el oportunismo ganó a la verdad. Y eso es una pena. Sólo podemos mirar al futuro si no tenemos miedo del pasado.



*Diane Montagna es corresponsal en Roma de la edición inglesa de Aleteia


(En el fondo; imagen de la actual Armenia con el monte Ararat como escenario)

http://www.aleteia.org/es/internacional/articulo/los-archivos-secretos-muestran-como-el-vaticano-intento-detener-el-genocidio-armenio-5818462026858496?

jueves, 16 de abril de 2015

EL GENOCIDIO ARMENIO: “LA MAYOR PERSECUCIÓN DE CRISTIANOS DE LA HISTORIA” (PARTE I)




El historiador Michael Hesemann dice que hay pruebas que Benedicto XV intentó detener el Genocidio Armenio.


Ciudad del Vaticano, 2 de marzo de 2015 - Deborah Castellano Lubov

Justo antes de la conmemoración del 100 aniversario del Genocidio Armenio, el conocido historiador alemán Michael Hesemann anunció el descubrimiento de 2,000 páginas de documentos inéditos hasta ahora de lo que él llama “la mayor persecución de cristianos de la historia” en los archivos secretos vaticanos.

En este análisis con Zenit, el historiador expone sus descubrimientos.
---------------

Zenit: ¿qué lo ha llevado a ver esos documentos? ¿Qué ha descubierto?


Hesemann: Yo me sentí fascinado por el Genocidio Armenio después de leer una carta escrita por el arzobispo de Colonia –soy de la diócesis de Colonia-, el Cardenal von Hartmann, quien en 1913 escribió al Canciller alemán del Reich pidiendo que Alemania ayude a impedir un nuevo Genocidio Armenio después de la retirada de las tropas rusas del noreste de Turquía. Y sus palabras eran impresionantes. Él confirmó el Genocidio Armenio de 1915-1916 y lo comparó con las primeras persecuciones de los cristianos como la de Diocleciano en el siglo IV.

Él decía que puesto que Alemania era aliada de Turquía, sería causa de gran vergüenza para el nombre de Alemania para las futuras generaciones si no se hacía nada para detenerlo. 
Inmediatamente noté cuan acertado estaba y que era una voz de justicia en medio de la horrible Primera Guerra Mundial. Después me pregunté: ¿qué ha hecho Alemania después de la Primera Guerra e incluso hoy para contar al mundo lo que sabía de estos terribles eventos, para evitar que la historia se repita? ¡Realmente nada!

Después, en 1939, Adolf Hitler se reunión con sus generales en su “Berghof” cerca de Berchtesgaden, su cuartel en las montañas, y anunció su plan para Polonia: la masacre de la elite polaca y las demás atrocidades. Ordenó proceder con la mayor e inmisericorde brutalidad, ya que “la historia siempre es escrita por los vencedores, y además, ¿quién habla del Genocidio Armenio hoy?” La negación o encubrimiento del Genocidio Armenio ¿hizo posible la brutalidad de Hitler en Polonia y eventualmente el Holocausto? Parece que sí. Si no cuentas la historia, esta se repite. Es por esto que pensé que es mi responsabilidad como historiador que tiene acceso a los archivos secretos vaticanos desde 2008 buscar más documentos. Me dio curiosidad y en cierto modo fascinación conocer el tema. Quería saber que había realmente sucedido.

Fue así que descubrí documentos, y documentos, y documentos, más de 2000 páginas, la mayoría de ellos inéditos, no estudiados, ni evaluados por ningún historiador. Por supuesto que estudié cada aspecto del Genocidio, leí el trabajo de todos los principales historiadores contemporáneos en el tema como Kevorkian, Dadrian y otros, y noté que me estaba adentrando en un territorio totalmente nuevo, agregando un nuevo aspecto al trabajo de ellos. Las fuentes que tenemos del Genocidio Armenio son, por supuesto, los documentos alemanes, elaborados por los oficiales y diplomáticos en el Imperio Otomano, que encontramos en los archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán.

Otra importante fuente son los reportes diplomáticos de Estados Unidos, y por supuesto, el brillante reporte del embajador norteamericano en Constantinopla, Henry Morgenthau. Por supuesto también tenemos reportes de inteligencia de Inglaterra y Francia, y reportes diplomáticos de Italia en Turquía. Pero los documentos vaticanos son una fuente de información excelente y de primera clase.

Zenit: ¿Por qué sucedieron esas masacres?

Hesemann: Las masacres vinieron después que los turcos revisaron las casas de los armenios en búsqueda de armas y usaron eso como “evidencia” de una conspiración para una revuelta, lo cual, por supuesto, era un sinsentido: la gente necesitaba tener amas para auto defensa. Después todos los hombres fueron arrestados, torturados, llevados fuera de sus pueblos y masacrados. ¿Cómo se pueden volver a formar familias si son eliminados todos los hombres? Es el fin de las futuras generaciones. Sin hombres, no puede haber familias.



Entonces todas las mujeres, las ancianas y las niñas fueron enviadas a pie a un nuevo destino, cientos de miles a través de la zona montañosa de Anatolia, a menudo sin comida ni agua. A veces, no las dejaban ni beber de los ríos que pasaban. Fueron violadas y asaltadas por tribus de la montaña, y las pocas que sobrevivieron esas marchas de la muerte –a menudo solo el 5%- fueron abandonadas totalmente desnudas, sucias y avergonzadas, bajo el caluroso sol de Turquía y el frío de las noches.


Hasta unas 350.000 que llegaron al desierto sirio fueron puestas en campos de concentración, sin alimentos y muy poca agua, con epidemias que surgieron. Y las que sobrevivieron otro medio año las enviaron en una nueva marcha de la muerte más adentro en el desierto o fueron simplemente masacradas. Al final, tal vez un par de decenas de miles sobrevivieron. Muchas de ellas como huérfanas. Benedicto XV donó después dos orfanatos para darles algún refugio.
Si lees a los testigos oculares parte el corazón. Puedes leer incluso de religiosas que fueron violadas y sus ropas robadas. Muchas de ellas enloquecieron porque no pudieron soportar esas experiencias. Madres hubo que tiraban sus hijos a los ríos, para matarlos, para que no tuvieran que sufrir lo que ellas sufrían. Los suicidios estaban al orden del día.

Por un par de meses las poblaciones de Mosul y otras ciudades fueron advertidas por el gobierno, de no beber agua de los ríos porque estaba contaminada por los miles de cuerpos llevados hacia el Éufrates y el Tigris. Todo esto está muy bien documentado. Pero es oficialmente negado por el gobierno turco.

Zenit: ¿puede desarrollar este tema?

Hesemann: Por ejemplo, si lees el libro del Departamento de Turismo de la República de Turquía “2000 años de historia turca” (un extraño título ya que Turquía tiene más de 5000 años de historia documentada) puedes ver la siguiente cita: “el gobierno otomano decidió hacer emigrar a los armenios que se vieron envueltos en el levantamiento, a un lugar más seguro, sea Siria o Líbano… Esto fue llevado a cabo de modo exitoso y los armenios fueron trasferidos a Siria”. ¡Esto solo puede ser llamado una cínica mentira!

Y con la misma pasión el gobierno turco intenta por todos los medios suprimir el tratamiento de Genocidio Armenio en los libros de texto del mundo libre, o impedir el reconocimiento del Genocidio Armenio como genocidio.

Por supuesto que el término genocidio puede ser discutido, pero de acuerdo a la definición de la ONU todo asesinato masivo de un grupo o población, incluso si es un grupo religioso, se llama genocidio.
Porque a fin de cuentas, los armenios no fueron asesinados por ser armenios, sino porque eran cristianos. A las mujeres armenias se les ofrecía salvarse si se convertían al Islam. Y así las casaban con turcos o las vendían en el mercado de esclavos, o eran usadas como esclavas sexuales en los burdeles de los soldados turcos, pero al menos sobrevivían. Un entero grupo de armenias islamizadas fue creado por esta oferta de abrazar el Islam. Y esto muestra que los armenios no fueron asesinados por ser armenios, sino por ser cristianos, y por la misma razón fueron asesinados también los cristianos sirios.


Zenit: ¿Entonces, basado en las estadísticas, cómo debe ser considerado?



Hesemann: Fue ambos: un genocidio por definición de las Naciones Unidas y al mismo tiempo la mayor persecución de cristianos de la historia, en la cual en total fueron asesinadas dos millones y medio de personas -1,5 millones de armenios y cerca de un millón de cristianos sirios y griegos-.